viernes, 7 octubre 2022

BMW ya fabrica la mecánica de hidrógeno del iX5 Hydrogen

En unas avanzadas instalaciones que BMW tiene en Múnich, la compañía alemana ha comenzado a ensamblar la mecánica que usará su futuro BMW iX5 Hydrogen. Efectivamente, hablamos de una mecánica alimentada por hidrógeno que será instalada en una corta serie de estos SUV que además van a entrar en servicio por todo el mundo a partir de finales de este año.

Inicialmente estos BMW X5 alimentados por hidrógeno realizarán labores de prueba y de demostración. Para luego, quien sabe, si en convertirse en una tecnología que la casa alemana implementará en sus futuros modelos ‘0 emisiones’.

Una mecánica alimentada por hidrógeno y con 374 CV

«Nuestros muchos años de trabajo de investigación y desarrollo nos han permitido aprovechar al máximo la tecnología del hidrógeno», agregó Frank Weber, miembro de la Junta Directiva de Desarrollo de BMW AG. «Hemos logrado más del doble de la salida continua de la celda de combustible en la celda de combustible de segunda generación en el BMW iX5 Hydrogen, mientras que el peso y el tamaño han disminuido drásticamente».

BMW va a ensamblar sus propias celdas de combustible alimentadas por hidrógeno. Y en el caso de esta mecánica utilizada por el BMW iX5 Hydrogen hablamos de un conjunto que entrega una potencia continua de 125 kW (170 CV). Esta pila de combustible se combina con un motor eléctrico que emplea la tecnología BMW eDrive de quinta generación, así como con una batería de alto rendimiento especialmente concebida para este modelo. Todo ello le permite ofrecer un total de 275 kW de potencia (374 CV), que se consiguen a base del hidrógeno que almacena en dos tanques colocados a lo largo de la estructura de este SUV.

BMW y Toyota se unieron en 2013 para desarrollar esta tecnología

BMW iX5 Hydrogen. Imagen mecánica.

Curioso sin duda alguna es el hecho de que BMW Group obtiene sus celdas de combustible de la casa nipona Toyota. Y es que ambas empresas llevan colaborando en la tecnología de hidrógeno desde el año 2013.

Una vez unidas estas pilas de combustible se encierran con una carcasa fabricada en fundición de metal ligero. Esta se fabrica con aluminio fundido, que se inyecta en un molde elaborado con arena compactada y mezclada con resina. Otros componentes de la mecánica de este futuro BMW iX5 Hydrogen se fabrican con plástico fundido y aleaciones ligeras, todas ellas creadas en la planta que la firma bávara tiene en Landshut, Alemania.

Tras el ensamblaje final de las pilas de combustible se prueban a conciencia para que nada falle, para posteriormente terminar de colocar piezas clave como el compresor, el ánodo y el cátodo, la bomba de refrigerante de alto voltaje o el mazo de cables.