domingo, 4 diciembre 2022

Las tres carreras más impactantes de la Fórmula 1

#APUESTAS | Contenido para mayores de 18 años

No se puede negar que las competiciones de F1 son las más espectaculares del mundo, que el desarrollo de cada evento se agarra al pecho de los aficionados y no se suelta hasta que se apagan los motores. Las apuestas f1 crecen en la misma medida que el espectáculo se engrandece, llegando a ser millonarias. Cada carrera es una auténtica locura, las hay que han pasado a la historia por ser pura adrenalina, auténticas gestas heroicas que se han convertido en hitos épicos que merecen ser visionados una y otra vez.

Estas son las tres más sorprendentes y vistosas de la historia según expertos y aficionados de todo el mundo.

En 1981, en el Gran Premio de España

En el circuito del Jarama tuvo lugar una de estas grandes gestas, coincidiendo con la última victoria de Gilles Villeneuve, siendo el último Gran Premio de Fórmula 1 que se celebrase en este popular circuito madrileño. Después de haber ganado en Montecarlo, el piloto canadiense salió desde el puesto 7, y aunque su Ferrari era muy rápido en las rectas sufría mucho en las curvas, pero, aun así, le bastó solo una vuelta para colocarse el segundo, por detrás del piloto australiano Alan Jones.

Con un mínimo error de Jones en la vuelta nº 14, el canadiense se colocó el primero, y Villenueve no estaba dispuesto a fallar. Y es que, Laffite, Reutemann, Watson y Elio de Angelis estaban a unas décimas por detrás. El final de una impecable carrera llegó, proclamándose vencedor con dos décimas de ventaja sobre su seguidor.

En 1996, en el Gran Premio de Mónaco

Si al espectacular circuito urbano de Mónaco (Monte Carlo) se le une un aguacero nos encontramos con un espectáculo grandioso, de los que realmente hacen época. Los accidentes se sucedían uno tras otro. Desde Michael Schumacher, que salía desde la pole y no pudo completar una sola vuelta sin accidentarse, hasta los geniales Pedro Lamy, GIancarlo Fisichella, Jos Verstappen y Rubens Barrichello. Incluso Damon Hill, que tomó la cabeza hasta la vuelta 40, tuvo que abandonar, o Jean Alesi, 15 vueltas después. Fue el Francés Olivier Panis el que aguantó desde su decimocuarto puesto y lograba la victoria, solo con aprovechar la larga lista de abandonos. En esta peculiar y accidentada carrera, solo 3 de los 22 vehículos que salieron lograron llegar a la meta.

En 1989, en el Gran Premio de Japón

La rivalidad llevada a su máximo exponente entre Ayrton Senna y Alain Prost terminó creando una de las carreras más polémicas y épicas en la historia de la Fórmula 1. Ambos se jugaban a vida o muerte el campeonato en el circuito de Suzuka bajo la presión de una pésima relación entre los compañeros de McLaren. A esta situación se unían las decisiones tomadas por los jueces de la Fisa, consideradas políticas y en absoluto equilibradas.

La lucha sin cuartel entre ambos superpilotos fue grandiosa. Desde el principio, fue Prost el que marcaba el ritmo y Senna quien no se separaba. En la vuelta nº 46 ocurrió lo que todos temían, se produjo el choque entre ambos. Prost abandonó tras el golpe, pero Senna continuó. Evitó dar marcha atrás cortando la chicane, después de parar en boxes y cambiar el alerón delantero consiguió ganar la carrera… ¡Impresionante! Sin embargo, la Fisa abrió una investigación que dio como resultado la anulación de la victoria de Senna por reincorporarse a la pista ilegalmente. Prost fue proclamado por ello campeón de la fórmula 1 de ese año.