Imágenes prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X

Sus 180 CV de potencia pueden decepcionarnos a nivel de prestaciones, porque no parece que los tenga, pero estamos ante un motor revolucionario tecnológicamente, que brinda un refinamiento soberbio y un consumo atractivo.

Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Movimientos

Buen chasis. Su dinámica es muy estable, más similar a la de un turismo que a la de un SUV. Además, el tacto es muy agradable.

Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Movimientos, imagen 1 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Movimientos, imagen 2 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Movimientos, imagen 3 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Movimientos, imagen 4 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Movimientos, imagen 5

Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Interior

De calidad. El interior ofrece la misma presentación y niveles de calidad que el Mazda 3. Está muy bien hecho y ofrece una dotación tecnológica muy avanzada.

Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Interior, imagen 1 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Interior, imagen 2 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Interior, imagen 3 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Interior, imagen 4 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Interior, imagen 5

Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Habitáculo

Las butacas delanteras son muy confortables. Y detrás el espacio es suficiente, aunque resulta mejorable la cota de anchura, justa para acomodar a tres ocupantes.

Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Habitáculo, imagen 1 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Habitáculo, imagen 2 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Habitáculo, imagen 3 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Habitáculo, imagen 4 Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X. Habitáculo, imagen 5
Sigue Motor16