Imágenes prueba. Audi RS 4 Avant

La verdad es que un eléctrico potente acelera que asusta y marca tiempos de Fórmula 1 sin despeinarse, rodeado de un silencio sepulcral. Pero si me dan a elegir entre un cohete mudo y otro que te hace vibrar en el asiento, prefiero este último sin dudarlo.

Prueba. Audi RS 4 Avant. Movimientos

Dynamic Ride Control. La suspensión regulable del RS 4 Avant premite un uso diario cómodo y relajante, y un agarre excepcional en curva cuando se necesita.

Prueba. Audi RS 4 Avant. Movimientos, imagen 1 Prueba. Audi RS 4 Avant. Movimientos, imagen 2 Prueba. Audi RS 4 Avant. Movimientos, imagen 3 Prueba. Audi RS 4 Avant. Movimientos, imagen 4 Prueba. Audi RS 4 Avant. Movimientos, imagen 5

Prueba. Audi RS 4 Avant. Detalles

Los discos de freno cerámicos cuestan la friolera de casi 9.000 euros, y sólo se apican a las ruedas delanteras. Mientras que el escape deportivo RS cuesta 1.640 euros.

Prueba. Audi RS 4 Avant. Detalles, imagen 1 Prueba. Audi RS 4 Avant. Detalles, imagen 2 Prueba. Audi RS 4 Avant. Detalles, imagen 3 Prueba. Audi RS 4 Avant. Detalles, imagen 4 Prueba. Audi RS 4 Avant. Detalles, imagen 5

Prueba. Audi RS 4 Avant. Interior

Todo en su sitio. Como en todos los Audi, los mandos están donde se buscan. El volante deportivo es de tejido alcántara.

Prueba. Audi RS 4 Avant. Interior, imagen 1 Prueba. Audi RS 4 Avant. Interior, imagen 2 Prueba. Audi RS 4 Avant. Interior, imagen 3 Prueba. Audi RS 4 Avant. Interior, imagen 4 Prueba. Audi RS 4 Avant. Interior, imagen 5
Sigue Motor16
Salon