viernes, 19 agosto 2022

¿Evitar daños y costes de taller? Volvo te dice cómo.

Como gestor de flota uno de tus grandes problemas es el mantenimiento de los vehículos. Conocer anticipadamente posibles daños en tus vehículos te ahorraría costes y pérdidas de productividad por estancias inesperadas en el taller. Volvo ha ideado un rápido sistema automatizado de revisiones que evita que daños menores provoquen grandes averías.

Volvo Car Norteamerica acaba de presentar un nuevo programa mediante el cual proveerá de sistemas automatizados de inspección de vehículos UVeye a flotistas y talleres minoristas.

Mediante tecnologías de inteligencia artificiál y de aprendizaje automático el Volvo UVeye “lee” el estado de los vehículos para descubrir cualquier anomalia de los mismos en su carrocería, llantas, neumáticos y bajos del coche.

IA y aprendizaje automático

Se trata de equipos de inspección de alta velocidad que mediante el uso de cámaras y sistemas de inteligencia artificial y tecnologías de aprendizaje automático pueden revisar el estado de los neumáticos, de los componentes de la parte inferior del coche y del exterior del vehículo.

El sistema comprueba igualmente los posibles defectos o daños, piezas que faltan y cualquier otro problema “visible” que pueda afectar a la seguridad.

Las cámaras y escaneres del sistema analizan el estado de los distintos elmentos. Pueden verificar las presiones, los posibles daños laterales y el estado de la banda de rodadura y avisar de posibles deficiencias en apenas unos segundos.

Rápido y efectivo

En apenas unos segundos, el proceso de inspección automatizado de los vehículos se completa verificando los posibles daños y defectos a reparar. Según el comunicado, el sistema es mucho más rápido y efectivo que cualquier inspección manual.

“Los sistemas automatizados de UVeye permitirán un nuevo nivel de credibilidad a los procesos de inspección, tanto para nosotros como marca como para nuestros minoristas y clientes”, comentó Rick Bryant, vicepresidente de Operaciones de Ventas de Volvo Cars Norteamérica.

El sistema, que la marca ya está ofreciendo a sus talleres y concesionarios en Norteamérica, cuenta básicamente con tres programas de inspección

El escaner de Helios “lee” los bajos del vehículo para detectar posibles problemas y fallos en los componentes del mismo, mientras Artemis revisa llantas y neumáticos para comprobar y verificar su estado.

Tres prográmas básicos


Helios. Mediante un escaner analiza los bajos del vehículo en busca de posibles problemas. Es capaz de detectar desde daños en el bastidor a posibles fugas de aceite o problemas de corrosión
Artemis. Analiza e identifica las llantas del vehículo y comprueba el estado de sus neumáticos. Verifica si sus especificaciones básicas coinciden o no con las de las llantas y comprueba el estado de las presiones, profundidad de banda de rodadura, posibles daños laterales de los neumáticos…
Atlas. Efectúa escaneos completos (360º) del exterior del vehículo. Detecta todo tipo de daños: abolladuras, arañazos, oxidación en componentes,… Comprueba el estado de paragolpes, retrovisores, cerraduras de puertas, rejillas, cristales y ventanas,…

Apenas bastan unos segundos para que los tres sistemas que componen el Volvo UVeye verifique el estado del vehículo y descubra pequeñas averías antes de que estas vayan a más y puedan provocar grandes problemas y gastos.

Gracias al sistema automatizado “se pueden prevenir y resolver muchos problemas del vehículo —comenta Bryant— porque muestra las condiciones en las que se encuentra. Permite que tanto los talleres como los clientes detecten fallos que no conocían y que son difíciles de detectar, por ejemplo un tubo de escape oxidado. Y los clientes también sabrán que el taller está siendo sincero con ellos”.

Para talleres, concesionarios y grandes flotas

Tras implantarlo en su red de talleres y concesionarios en los Estados Unidos, la marca sueca piensa en ofrecerlo a talleres independientes e incluso a grandes empresas flotistas. Para los gestores de una flota, el sistema les permitiría verificar el estado de sus vehículos y detectar anticipadamente posibles fallos se estén produciendo en ellos. De esta manera podrían repararlos antes de que fueran a más y evitar facturas más altas en las reparaciones e innecesarias pérdidas de tiempo de permanencia en el taller.