sábado, 28 mayo 2022

El primer coche eléctrico de BMW celebra su 50 aniversario

Aunque pensemos que los coches eléctricos han llegado a nuestras vidas hace «dos días», ha pasado medio siglo desde que el primer BMW propulsado por electricidad se exhibiera en los Juegos Olímpicos de 1972 celebrados en Múnich, Alemania.

Adelantándose a la gran crisis del petróleo de 1973, la firma germana tuvo una excelente visión de futuro. BMW dio el gran paso que surgió de una idea de electrificar sus vehículos porque el futuro así lo requería. Con ello, nació el BMW 1602 Elektro-antrieb, que vio la luz con un llamativo color naranja.

Primer coche eléctrico de BMW

Con 43 CV

El coche eléctrico de BMW escondía bajo el capó delantero una docena de baterías de plomo-ácido estándar de 12 voltios desarrolladas por Varta que tenían un peso de unos 350 kilogramos.

Por su parte, el motor eléctrico contaba con una potencia de 32 kW (43 CV) e iba instalado contiguo al conjunto de baterías. El motor accionaba el árbol de transmisión que generaba el movimiento de las ruedas traseras.

Este BMW eléctrico ya contaba con sistemas tecnológicos que poco a poco se han ido mejorando. Un ejemplo es el sistema de frenada regenerativa puesto que el motor funcionaba además como generador y tenía la posibilidad de devolver algo de la energía generada a las baterías que hacían posible el funcionamiento total del vehículo.