miércoles, 7 diciembre 2022

Valentino Rossi y las 24 Horas de Le Mans: ¿Pica ‘Il Dottore’ demasiado alto?

Valentino Rossi quiere competir en las 24 Horas de Le Mans en 2024. Lo ha reconocido explícitamente en este último año en varias ocasiones, la última vez en la última carrera de MotoGP de la temporada, en Valencia. ‘Il Dottore’ italiano está dando pasos en esa dirección. Sin embargo, la pregunta es obligada. ¿Su talento natural para las dos ruedas será extrapolable a las cuatro y, sobre todo, para establecerse con méritos entre la élite del mundo de la resistencia?

Tras su retirada en 2021, Rossi confirmó que querría seguir compitiendo “al menos diez años más”, aunque a partir de entonces en los coches. Dada su edad y experiencia, tan solo resultaba factible en los turismos y la resistencia. Así, Rossi fichó por WRT y debutó en el GT World Challenge Europe, certamen de GT3 en el que compiten pilotos oficiales de fabricantes como Ferrari, Porsche, Ferrari, Lamborghini, como ‘gentleman drivers’. El certamen cuenta con las 24 Horas de Spa en el calendario y carreras de resistencia de corta duración. Un paisaje alejado de los prototipos de la primera categoría del Mundial de Resistencia y las 24 Horas de Le Mans, que en 2024 contará con entre ocho y diez marcas oficiales y al menos dos coches por equipo. En ese enjambre pretende adentrarse el italiano.

Valentino Rossi

El año pasado Valentino Rossi se sumó al equipo WRT

En 2022 Rossi compartía su Audi R8LMS con dos pilotos más (Friedrich Versvish y Nico Muller) Dos quintos puestos fue su mejor balance. El italiano se encontró ante un mundo radicalmente diferente al que dominó sobre una moto, muy distinto en su dinámica y a los automatismos a los que estaba acostumbrado. Al ritmo de carrera, a las paradas en boxes, al cambio de pilotos, la estrategia, a usar el mismo coche con otros compañeros que pueden diferir en la puesta a punto…. Sin embargo, para Rossi se trata solo de la primera estación en el camino.

“Espero que si todo va bien pueda competir en Le Mans en 2024, ese es el objetivo”, repitió el italiano ante las cámaras de Sky Italia en Valencia, poniendo fecha al mismo. Sin embargo, sus palabras ya se encuadraban en otro contexto diferente. Su actual equipo en el campeonato, WRT, participa en diferentes campeonatos, y durante casi quince años ha estado vinculado directamente con Audi. El pasado año desembarcó en el Mundial de Resistencia y Le Mans, en la categoría LMP2, para preparar la llegada del fabricante alemán a la resistencia. En su primera temporada WRT confirmó su prestigio y consiguió el título en el campeonato y la victoria en las 24 Horas de Le Mans.

Valentino Rossi

Sin embargo, la entrada en la Fórmula 1 de la marca de los aros paró en seco el proyecto. Novias no le faltaban a la organización belga, y rápidamente BMW le ofreció poner en pista su programa oficial para el IMSA, WEC y Le Mans. Empezarán su colaboración en 2023. ¿En qué alteran estos cambios el programa de Valentino Rossi?

Para 2023 Valentino Rossi estrena coche y marca

En todo, porque el italiano seguirá a WRT en el GT World Challenge la próxima temporada, aunque ahora con un coche diferente. En Montmeló, Rossi probó su nueva montura para 2023, el M4. Y tras el matrimonio de WRT con BMW, Rossi pretende seguir con la aventura a la que aspiraba con Audi. De momento, el italiano será piloto oficial de BMW. Para la marca alemana, el reclamo mediático que Rossi ofrece en las 24 Horas de Le Mans a bordo de su equipo oficial sería inmenso. Pero antes, el pluricampeón del mundo en dos ruedas debe demostrar que puede rendir al mismo nivel que pilotos oficiales de otras marcas con larguísima experiencia exclusivamente en monoplazas y prototipos. Palabras mayores.

Valentino Rossi

Rossi ya ha confirmado su elasticidad y polivalencia para salir de su zona de confort de la moto. Lo hizo la pasada década con Ferrari, cuando llegó a plantearse su paso a la Fórmula 1 y protagonizó varias sesiones de pruebas con el monoplaza de Maranello. También se ha adentrado en el mundo de los rallies ocasionalmente. Pero si quiere debutar en 2024 con el V8 Hybrid de BMW tendrá que demostrar, primero, una rápida evolución y, segundo talento y rendimiento para no convertirse en un lastre para sus compañeros y la marca.

BMW ya está llevando a cabo un intenso programa de pruebas en Estados Unidos con su nuevo prototipo ante su debut en el IMSA americano en 2023, y el Mundial de Resistencia y Le Mans al año siguiente. Para el piloto italiano, pretender correr en Le Mans en 2024 será como subirse a un corcel que marcha a golpe tendido.

Sobre el papel, resulta difícilmente imaginable que un piloto con tan corta experiencia en cuatro ruedas pueda pasar directamente de los GT3 en los que compite ahora a la categoría de prototipos que enfrentará a Ferrari, Toyota, Peugeot, Porsche, Cadillac, Acura, Alpine y Lamborghini con la propia BMW. Cada marca, de al menos dos monturas y una plantilla de pilotos con experiencia de años en la resistencia y en la Fórmula 1. Por lo que, en 2023, Rossi debería ampliar su radio de acción para estar listo ante su gran objetivo.

Valentino Rossi y Michael Schumacher

Valentino Rossi podría adaptarse mejor a los prototipos

Pilotar grandes turismos y prototipos son mundos muy diferentes. En 2022 ha entrado en vigor un nuevo reglamento de prototipos con dos ramas diferentes, los Hypercar (Ferrari, Peugeot, Toyota…) y los LMDh (Porsche, Acura, Cadillac, BMW) Poco tienen que ver con los GT3 de Valentino Rossi. Su comportamiento, velocidad, paso por curva y puesta a punto son muy distintos. El `stint medio’ (el ritmo de un piloto en carrera durante muchas vueltas y superando coches más lentos de otras categorías) es crucial. Factores como estos y otros muchos son parte de la universidad a la que tendrá que acudir Rossi para correr en Le Mans con un equipo oficial.

Valentino Rossi

Con mucha mayor carga aerodinámica, quizás los prototipos quizás resulten más aptos para un piloto con el talento natural de Valentino Rossi. O lo contrario, sobre todo ante la referencia de los pilotos consolidados, como el propio Rossi recordaba en Valencia. Porque el italiano repite constantemente la misma canción: “Quizás no llegue a su nivel”. Para comprobarlo, Rossi deberá elevar su listón y programa en 2023. Con WRT de la mano tiene al mejor guía. Por ello, el italiano necesitaría rodar con prototipos LMP2 durante la próxima temporada mientras compite en GT3. Y, por supuesto, competir en las 24 Horas del próximo año para ganar experiencia, también a bordo de un LMP2. Siempre le quedará la oportunidad de correr en Le Mans con los GT3, cuyo reglamento introduce la carrera francesa a partir de 2024. Sin embargo, Rossi eleva la vista hacia nubes más altas.

Son desafíos son de alto calibre. Para quien ha reinado con semejante prestigio en el mundo de la moto, no será agradable convertirse en comparsa. Este es el verdadero reto que ha asumido Valentino Rossi.