viernes, 2 diciembre 2022

Doblete del DS3 y primer triunfo de Meeke

El Rally de Argentina, cuarta cita del Mundial, tuvo un desenlace inesperado, y no tanto porque en lo más alto del cajón se situase por vez primera en una prueba del WRC el británico Kris Meeke, o porque Citroën Total lograse su primer doblete en tres años con los DS 3, sino porque tras un vistazo a los primeros puestos de la clasificación no hay rastro alguno de los Volkswagen.

Y eso, sin duda, es noticia. Porque, con ello, llegaba a su fin una impresionante racha de los Polo con 20 podios consecutivos, de los que 19 fueron victorias. Los problemas comenzaron pronto, cuando Ogier sufría problemas de inyección en su coche que le dejaban fuera de la lucha, pese a que los Volkswagen parecían bien adaptados al duro terreno, lo que se ve claro con un dato: los pilotos de Volkswagen Motorsport lograron el 'scratch' en 8 de los 12 tramos disputados.

Latvala abandonó al final

Mikkelsen tampoco contaba ya para la victoria desde que un pinchazo el viernes degeneró en la rotura de un amortiguador y la bomba de servo, pero Latvala, a poco del final, sí optaba a puestos de podio. Pero no era el día del equipo alemán, pues Latvala, con problemas de inyección, tenía que abandonar a cuatro kilómetros de meta, y Mikkelsen corría la misma suerte en ese tramo, aunque por arrancar una rueda contra una piedra. Ante semejante panorama, el mejor tiempo de Ogier en el Power Stage -tres puntos para el francés- ayuda a lamer heridas.

Meeke, control total

Frente al drama de Volkswagen, la alegría en Citroën, pues Kris Meeke se ponía al frente de la general en el segundo tramo y ya no se movería de ahí hasta el final, limitándose a controlar a sus rivales, encabezados por su compañero Ostberg, que con su segunda plaza escala en la general, donde ya sólo le supera Ogier.

Gran resultado también para el irlandés Elfyn Evans, tercero en la última aparición del 'viejo' Fiesta, pues M-Sport contará con una evolución del modelo de Ford a partir del próximo rally. En cuanto a Dani Sordo, el cántabro fue sin duda el mejor de los pilotos de Hyundai, y luchó por el podio, pero diferentes averías le retrasaron hasta la quinta posición final.