lunes, 5 diciembre 2022

En 2014, la mejor carrera de la temporada

El Gran Premio de Hungría de 2014 fue, con toda seguridad, la mejor carrera de la pasada temporada. Las características del circuito y los avatares metereológicos y de la prueba permitieron brillar a otros protagonistas frente al dominio de Mercedes. Por primera vez en la temporada subieron al podio tres monoplazas diferentes, también distintas motorizaciones diferentes, en una cita que estuvo abierta hasta los últimas dos vueltas. Daniel Ricciardo y Fernando Alonso jugaron sus cartas con maestría, mientras en el equipo alemán terminó envuelto en la polémica, y sus pilotos muy cerca uno del otro en la lucha por el título.

La lluvia antes de la carrera cambió el panorama y con las dos interrupciones hubo que improvisar nuevas estrategias sobre la marcha. Ricciardo llevó a cabo una inspirada primera pasada por boxes para cambiar gomas. «Vamos a ganar esta carrera», gritó a su equipo por la radio a mitad de carrera, en la esperanza de que la lluvia no volviera.

Increíble 2º de Alonso

Pero tan protagonista o más lo eran Fernando Alonso y Ferrari, quien se colocó en una increíble posición para optar incluso a la victoria con un monoplaza que sufría para subir al podio -llevaba uno en todo el año-. Desde el sábado hasta el domingo, el piloto español optimizó cada oportunidad. Primero, con el quinto puesto de parrilla. Luego ganando posiciones en la arrancada. Con las decisiones tomadas ante la salida del coche de seguridad y el cambio de estrategia sobre la marcha, Alonso marcaba el ritmo de Hamilton durante una parte de la carrera, mientras se dedicaba a cuidar el juego de gomas blandas que debían llegar hasta el final de la carrera.

Tras 70 vueltas con el mismo juego, sólo Daniel Ricciardo con sus neumáticos más frescos pudo superar al español en la meta. El australiano había liderado el primer tercio de la prueba, alargó el segundo relevo en pista, y ante las opciones tomadas por Alonso y Hamilton, quedó con gomas más frescas para atacar a ambos en las cinco últimas vueltas. Por un momento, parecía que el Ferrari podría conseguir una increíble victoria. A sólo dos giros del final logró superar el australiano al español, para lograr así su segunda victoria de la temporada, dejando todavía más en evidencia a Sebastian Vettel.

Fiasco de Mercedes

Mercedes finalmente no confirmaría las expectativas del viernes, donde había puesto en evidencia una brutal ventaja en las simulaciones. Pero el monoplaza de Hamilton casi acaba entre llamas en los entrenamientos del sábado, en otra nueva avería mecánica. Hamilton consiguió de nuevo 'limitar de daños' el domingo en una de las pistas más duras para adelantar del campeonato, considerando su retrasada posición de parrilla y que Rosberg había logrado la pole.

Las diferentes estrategias para sus pilotos -dos paradas para Hamilton, tres para el alemán- provocaron la polémica entre sus pilotos cuando llegaron a rodar juntos a los dos pilotos de Mercedes al final de la prueba. El equipo pidió al británico que dejara pasar a su compañero, y Hamilton se negó. «Si se queda lo suficientemente cerca para adelantar, puede adelantar», respondió por la radio Hamilton a su equipo. Y Rosberg se quedó fuera del podio. Por delante, Ricciardo, Alonso, y el británico.

Lewis Hamilton llegó a la pausa veraniega con 11 puntos de desventaja respecto al piloto alemán a pesar de los problemas que había sufrido el sábado en los grandes premios anteriores, Hungaroring incluido. Como se confirmó a final de temporada, su capacidad de respuesta en esta etapa del campeonato resultó crucial para segundo título.