miércoles, 1 febrero 2023

Otro calvario para McLaren

«Esperemos poder aprender más cosas, pero Monza también será un circuito difícil, como Spa, por su naturaleza y características». Aunque Fernando Alonso y McLaren ya habían anticipado las dificultades para el Gran Premio de Bélgica, no por ello fue menos dura la imagen ofrecida por los monoplazas británicos. «Las expectativas en Monza son las que son. Son seis curvas y lo demás todo rectas…», nos preparaba el terreno Alonso justo después de la cita belga. «Monza será lo mismo», anticipaba Jenson Button.

Monza requiere un monoplaza de gran eficacia aerodinámica y poca resistencia al avance. En Spa quedó la duda de si la última evolución de Honda fue un tiro al aire, o se vio perjudicada por la naturaleza 'draggy' del monoplaza británico. Porque descubrimos, como nos reconoció el propio Eric Boullier, que el MP4-30 fue menos eficaz de lo esperado en las zonas rápidas. Propulsor o no aparte.

Avances demasiado lentos

«El coche no tiene aún un buen grip mecánico o aerodinámica», señalaba antes de Spa el responsable de Honda Yasuhisa Arai, «en comparación con el Red Bull todavía hay alguna diferencia». Tras la carrera húngara reconocía que «hemos comprobado los datos GPS, y el chasis y el paquete aerodinámico necesita tiempo y un ajuste más preciso, como los ángulos del alerón, las alturas y los reglajes de la suspensión». Arai hablaba tras Spa de responsabilidad al «50 por ciento, especialmente la resistencia del aire, hemos mejorado la potencia pero, debido a esa resistencia, la nueva evolución de motor no fue muy eficaz. Podemos expresar en números el déficit del motor, pero el chasis es más difícil de cuantificar».

Alonso reconocía que no parecía haber 'gran diferencia' con la nueva evolución MK3 de Honda. «Hoy en día en la Fórmula 1, los avances son a pequeños pasos, y cuando tienes potencia extra sientes que vas un poco más rápido, pero cuando vas tan atrás, nunca es suficiente».

Además, el progreso logrado con la parte térmica se lastra con el limitado nivel de los sistemas de recuperación y entrega de energía eléctrica de la unidad nipona. En tan largas rectas como las de Spa, y en trazados de largo radio como el belga y el italiano, de momento no funcionan a pleno rendimiento. Doblados Alonso y Button en Spa, milagro sería no repetir el panorama en el circuito italiano. Desde McLaren nos avisan que cambiará a partir del Gran Premio de Singapur.

Carlos Sainz, volver a terminar

Carlos Sainz y Roberto Merhi también cuentan con sus particulares desafíos. El piloto de Toro Rosso acumula cuatro carreras consecutivas sin terminar, todas ellas en condiciones de haber puntuado. Afortunadamente para Sainz, la magnífica imagen que está cosechando esta temporada se vio reforzada en Spa con una entrada en el Q3 inesperada incluso para su propio equipo.

Sin embargo, el piloto español no puede defender en carrera sus posibilidades por el momento, mientras enfrente un brillante y espectacular Verstappen sigue ganando enteros. Al margen de su sensacional talento -la fiabilidad respeta al holandés- para Sainz será crucial terminar en Monza, un circuito a priori que también se presenta complicado para el SRT10.

En cuanto a Roberto Mehri, de nuevo en Spa se pusieron en evidencia sus problemas en rectas y zonas rápidas en entrenamientos, quizás fruto de las diferencias de peso con Stevens. Si embargo, durante la carrera, el castellonense está batiendo regularmente a su rival. Sería su cuarta vez consecutiva si repite en el gran premio italiano.

Con el Gran Premio de Italia acaba la cada vez más corta temporada europea. Ojalá no ocurra otro tanto con la presencia de Monza en el futuro calendario, dadas las negociaciones en marcha con Bernie Ecclestone. Pocos creen que la sangre llegue al río. Sería un golpe letal para la Fórmula 1.