Duelo en el Oeste
PREVIO GP ESTADOS UNIDOS F1 2014

Duelo en el Oeste

Es innegable que la próxima edición del Gran Premio de Estados Unidos presenta alicientes para poder superar la soporífera sensación que dejó el pasado Gran Premio de Rusia.

Javier Rubio

Javier Rubio Twitter

30 de Octubre 2014 18:08

Comparte este artículo: 0 0

Y esos alicientes están tanto dentro como fuera de la pista.  No debería ser difícil. El duelo de Hamilton y Rosberg por el título es solo uno de ellos.

Quizás sea el terreno extradeportivo en el que más noticias se esperan en Austin, al margen de que al final se concreten o no. En cada cita desde Monza se especula con el anuncio sobre el futuro de Fernando Alonso, y sin embargo nada se ha concretado desde entonces. Vivimos sin embargo en la paradójica situación de que solo se conoce el comunicado de un equipo, Red Bull, que  nos sirvió únicamente para conocer  que Sebastian Vettel no estará en Red Bull el próximo año, y que será Daniel Kvyat quien le sustituya.

Pero ni oficialmente Vettel ni Ferrari han hecho público su matrimonio, ni Alonso acaba de anunciar la opción que se antoja más probable por simple descarte, esto es, el retorno a McLaren. En las últimas semanas han vuelto a correr los rumores de un posible anuncio en Austin al respecto, pero el futuro del piloto español se ha convertido en una nueva versión del cuento de 'Pedro y el lobo'. 

La puerta de Mercedes no está cerrada

Porque mientras en Mercedes no se confirme definitivamente la presencia de sus actuales pilotos en 2015, la Fórmula 1 nos ha enseñado que hay que tener abierta la mente a cualquier posibilidad. El fabricante alemán, eso sí, ha hecho todo lo posible para asegurarnos que Hamilton seguirá, pero solo será a final de año cuando se firme su contrato.  Por tanto, aunque mínimamente, también esta última puerta está abierta.  Ante tanto rumor y noticia de diferente origen, será solo la confirmación oficial de los interesados la que nos descubra dónde está el lobo. Porque  parece que también puede irse a casa durante un año entero.

Si Fernando Alonso y Ferrari han firmado un pacto para la resolución anticipada de su contrato, cabe la posibilidad de que ambas partes hayan acordado esperar hasta el final de campeonato para anunciar su separación, así como el anuncio de Vettel. El Gran Premio de Estados Unidos podrá cerrar el final de una de las 'silly season' más incierta y movida de la última década, porque siempre son las  principales estrellas de la Fórmula 1 simultáneamente protagonistas del mercado.

En Austin, dos equipos menos

Entre bastidores y al margen del asfalto, la Fórmula 1 y su futuro dará mucho juego en Austin con la ausencia de Caterham y Marussia. La gran crisis económica que afecta a mitad de la parrilla y un esquema de funcionamiento  económico demencial obligará a replantear la temporada 2015.  Seguro que durante el fin de semana americano el tema de los equipos con tres coches o los 'monoplaza cliente' para completar las parrillas del futuro será  objeto de debate.  O el de control de gastos por equipo y temporada. Porque no solo el futuro de Caterham está en peligro. Desde 2010 es la primera vez que los tres equipos que entraron en la Fórmula entonces -incluyendo el Hispania inicial- no estarán en la parrilla de salida.

Desde el punto de vista deportivo, ojala el circuito de Austin sea un paraíso en comparación a la última carrera de Sochi. En el futuro comprobaremos si fue solo  la elección de neumáticos de Pirelli tan determinante para tan soporífero espectáculo, o el dominio de Mercedes que anestesió la carrera. Sin embargo, el artificial y forzado trazado de la antigua Villa Olímpica también parece que aportó lo suyo.

Un circuito muy interesante

Pero en Austin nos encontramos en otro territorio. "El Circuito de las Américas, en mi opinión, es el mejor de la nueva cosecha de trazados, la naturaleza de las curvas es interesante, y es una pista que te hace trabajar y donde no tienes mucho respiro", explicaba Daniel Ricciardo como anticipo. Su diseño y construcción, como Sochi, también corrió a cargo de Hermann Tilke, y parece que en esta ocasión estuvo más afortunado. Pirelli cuenta con experiencia, además, para una elección más adecuada de compuestos.

"Muchas combinaciones de curvas me recuerdan a otros circuitos famosos del calendario", nos ilumina Sebastian Vettel, ", por ejemplo la rápida combinación de la primera parte parece una mezcla de Silverstone y Suzuka, las famosas curvas de Maggotts y Becketts se utilizaron como modelo para esta parte del trazado, y el piloto disfruta mucho con estas curvas tan rápidas cuando el coche está bien equilibrado".  

Vettel también nos recuerda la parte entre las curvas 12 y 15, "una sección tomada de la zona del Motodrom en Hockenheim". La curva más larga de esta parte, para el piloto alemán "me recuerda a la famosa curva 8 de Estambul". Pues ojala Tilke encuentre en esta pista la posibilidad de 'redimirse' al ladrillo que nos ofreció la prueba anterior.

Hamilton-Rosberg, duelo en la pista

A modo del legendario 'OK Corral', el Gran Premio de Estados Unidos será una suerte de escenario del oeste para un nuevo duelo entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg. El piloto británico viene de lograr por segunda vez cuatro victorias seguidas.  Al margen del gran estado de forma de Hamilton,  las estadísticas acumuladas con el desarrollo de la temporada confirman la superioridad de Hamilton, y solo la mala fortuna en algunas sesiones de entrenamientos han impedido que la ventaja sea superior

Rosberg gana por  8-7  en el parcial de poles, pero  la superioridad de Hamilton el domingo  ha invertido las cifras hasta  acumular nueve triunfos por cuatro de Rosberg. El británico sabe también lo que es ganar en Austin -la primera edición-, de modo que también será gran favorito dado su excepcional rendimiento en 2014  incluso en aquellas carreras en las que fue lastrado el sábado, como en Alemania o Hungría, o tras los problemas de la salida en Monza. Desde entonces, no sabe lo que es perder. 

En cuanto a Fernando Alonso, las últimas carreras están suponiendo una verdadera agonía en su cuenta atrás con Ferrari. Salvo Singapur, desde Monza se han repetido los problemas, bien mecánicos, bien operativos en boxes. El F14 T sigue perdiendo ritmo frente a sus rivales, y cabe el peligro de que incluso McLaren pueda superar  también a los monoplazas italianos en la pista americana, como fue el caso de Sochi. Con Williams en gran estado de forma y Austin una pista favorable para Bottas y Massa, un puesto entre los cinco primeros se antoja utópico para el piloto español.

Quién sabe, quizás Fernando Alonso pueda ser protagonista en el Gran Premio de Estados Unidos. Más bien, por lo que ocurra fuera de la pista.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Sigue Motor16
Salon