sábado, 4 febrero 2023

Previo GP Austria F1 2015. Cambio de paisaje

El gran Premio de Canadá fue una suerte de tierra quemada para los rivales del fabricante alemán. En su última edición quedó claro que según avanza la temporada no hay quien plante cara, como hubiera sido lógico en el segundo año del reglamento híbrido y un tercio del certamen ya complicado. En esta pugna evolutiva que es siempre un campeonato, Mercedes parece haberse despegado incluso del único que parecía en condiciones de enfrentarse, esto es, Ferrari.

45 segundos sobre Vettel en Montmeló. En Mónaco, el SF15 T nunca fue rival para el W06. En las primeras vueltas de Montreal Kimi Raikkonen ya estaba descolgado de Hamilton y Rosberg. No se trata sólo de que Ferrari no haya recortado terreno en los entrenamientos, sino que también lo ha perdido allá donde más cerca estaba, en carrera

«Creo que la evolución del motor nos dio la respuesta positiva que estábamos buscando, desafortunadamente el fin de semana no salió tan bien por una serie de circunstancias, pero la respuesta del motor fue buena», reconocía a pesar de todo Mauricio Arrivabene tras la carrera. Cierto es que un problema mecánico de Vettel condicionó su fin de semana, y dejó en el aire hasta qué punto podría haber presionado a los monoplazas alemanes. Pero nunca hasta optar a la victoria. La de Malasia se antoja hoy un espejismo cada vez más lejano

¿Habrá alternativa a Mercedes?

Ojalá el Red Bull Ring -también una pista de potencia, aunque con curvas rápidas- ofrezca otra oportunidad para desmentir que no existe alternativa a Mercedes en la segunda parte de la temporada. Pero el fabricante alemán usaba su segundo motor en Canadá sin necesitar acudir todavía a los tókens pendientes -a diferencia de Ferrari- qué pasará entonces cuando Mercedes ponga en pista su renovada evolución anunciada para después del verano.

Pero sí habrá rivales para el equipo italiano, aunque mirando por el retrovisor. O quizás por delante, porque Williams batió a los monoplazas del Cavallino en Montreal, y el trazado austriaco se presenta como uno de los más favorables para el FW37. Con su bajo drag y el empuje de su propulsor alemán a sus espaldas, podría sorprender en el Red Bull Ring a Ferrari y quién sabe si también, aunque más remotamente, a Mercedes. De hecho, fue la primera pista el pasado año en la que el W05 perdió la pole, y fue a manos de Felipe Massa.

«Viendo que Ferrari contaba con una evolución de motor (en Montreal) y las diferencias con nosotros eran todavía similares, se confirma que aún podemos luchar», declaraba el brasileño tras la cita canadiense, con esperanzas también ante una importante evolución aerodinámica que Williams presentará en Austria, «creo que la mayor de la temporada», y sin olvidar que se está a la espera de un salto con su motor. «No sé cuándo Mercedes actualizará el motor, porque podemos ser incluso más fuertes en este área». Quizás incluso quepan opciones de victoria a poco que Mercedes tenga un mal día en la oficina, aunque el nivel en las últimas carreras del W06 invita a pensar cada vez menos en ello. Ferrari lo está sufriendo

«Desafortunadamente, es una pista de potencia de verdad, y no estaremos con los equipos de delante», anticipaba Helmut Marko antes de 'su' carrera en el Red Bull Ring. Y si el Gran Premio de Canadá se presentara como antecedente para la próxima carrera, puede que el equipo austriaco coseche peores resultado si cabe que en 2014.

Problemas para Red Bull en su casa

Lotus podría pasar por encima de Kvyat y Ricciardo, este último en horas bajas tras su desconcierto técnico en Montreal, superado por segunda ocasión consecutiva por Daniil Kvyat. «Existe la sensación en el equipo de que se ha avanzado en fiabilidad y comprensión de nuestro coche tras el gran cambio que supuso para nosotros la nueva unidad de potencia (motor Mercedes) para nosotros esta temporada», explicaba la semana pasada Nick Chester, responsable técnico del equipo británico. Tanto en Spielberg como en Silverstone, Red Bull puede ser nuevamente superado por Lotus

McLaren afronta una cita clave en el Red Bull Ring. Especialmente ante la sufrida imagen ofrecida en el Gilles Villeneuve. Otro fin de semana con similares resultados resultaría demoledor para el equipo británico. No sólo por el rendimiento en pista (recordemos la reveladora conversación de Alonso con el equipo), sino también en términos de fiabilidad.

McLaren también prepara importante cambios en el terreno aerodinámico, y la pasada semana se confirmaba que en el trazado austriaco llegará una nueva evolución en este sentido que incluye frontal corto en la línea de Red Bull, una vez pasados los 'crash tests' de la FIA. Que también incluyen nuevos elementos de carrocería y alerones, así como un nuevo fondo. Desde Honda ya se anticipaba en Montreal que las condiciones de altitud del Red Bull Ring ayudarían al rendimiento de su motor, en un trazado no tan exigente además para el consumo a pesar de su condición de pista rápida.

McLaren piensa en 2016

McLaren y Honda trabajan con la mente puesta en 2016. Pero necesitan certificar al menos que el proyecto avanza. No fue lo que se pudo apreciar en Montreal, a pesar de lo que el equipo pueda conocer de puertas para adentro, porque crecieron las dudas ante las numerosas áreas débiles del MP4-30 más allá del motor. El presidente de Honda estará presente en el Gran Premio de Austria por primera vez. Por algo será.

Para Carlos Sainz, la cita canadiense supuso una nueva afirmación frente a Max Verstappen. Especialmente el sábado, donde quedó a solo 36 milésimas de entrar en el Q3. Los parciales son favorables hasta el momento para quien se han convertido en el 'rookie' de la temporada. En Montreal, el piloto español sacó el máximo partido a su monoplaza en el que posiblemente sea el peor trazado para el ST10 de toda la temporada. Sin embargo, el Red Bull Ring también cuenta varias curvas muy rápidas que pueden favorecer sus características y maquillar las carencias de potencia de su propulsor. Además, el equipo italiano introducirá algunas novedades aerodinámicas en este fin de semana que podrían ayudar también en este sentido.

En cuanto a Roberto Merhi, es de esperar que también sea confirmado en Austria como piloto de Manor -no hay por qué pensar lo contrario a la hora de redactar estas líneas-, sobre todo tras el rendimiento de las últimas pruebas en las que se está imponiendo a Will Stevens gracias, en parte, a las modificaciones y mayor competitividad de su monoplaza.