Porsche 911 RSR. El primer 911 con motor central
HASTA 510 CV

Porsche 911 RSR. El primer 911 con motor central

En el Salón de Los Ángeles ha sido presentado este radical Porsche 911 RSR, una máquina concebida exclusivamente para la competición que sorprende por la nueva ubicación de su mecánica bóxer.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

19 de Noviembre 2016 10:12

Comparte este artículo: 44 0

Uno de los puntos que marcan el característico comportamiento dinámico de los Porsche 911 desde su nacimiento allá por el año 1964, ha sido la particular posición de sus mecánicas bóxer con cilindros opuestos. Semejantes motores siempre han ido colocados por detrás de su eje posterior. Descolgados podríamos decir. Hasta ahora, porque este radical Porsche 911 RSR marca un punto y aparte en la historia de esta leyenda de cuatro ruedas.

Futuros 911 de motor central

Bien es cierto que esta máquina presentada en el Salón de Los Ángeles ha sido ideada para ser empleada exclusivamente en competición, pero quien sabe. Es verdad que no es un Porsche 911 "de calle", aunque máquinas especiales como los Porsche 911 GT3 y Porsche 911 GT3 RS se podrían aventurar en un futuro a contar con esta nueva ubicación de su mecánica, pues estas deportivas versiones incluso prescinden de las testimoniales plazas traseras de las que siempre han hecho gala los 911, que son reemplazadas por una jaula de seguridad.

El radical Porsche 911 RSR nace de cero. Sus nuevos componentes aerodinámicos se fabrican en carbono y se pueden sustituir rápidamente, algo vital en competición. Estrena un motor bóxer atmosférico capaz de ofrecer 510 CV y que va en posición central, algo rompedor en un 911.El radical Porsche 911 RSR nace de cero. Sus nuevos componentes aerodinámicos se fabrican en carbono y se pueden sustituir rápidamente, algo vital en competición. Estrena un motor bóxer atmosférico capaz de ofrecer 510 CV y que va en posición central, algo rompedor en un 911.

Hipótesis a un lado, nos centramos en este nuevo Porsche 911 RSR, un bólido que será empleado por Porsche Motorsport para disputar el Campeonato del Mundo de Resistencia FIA (WEC), por lo que los vamos a ver incluso en las 24 Horas de Le Mans disputándose la victoria en la categoría LM-GTE.

Nacido desde cero

Este nuevo Porsche 911 RSR ha sido creado desde cero, si bien, su diseño exterior se inspira en la actual generación 991, aunque la aerodinámica se ha tenido muy en cuenta, estrenando elementos como el descomunal alerón posterior o su difusor trasero, por el que asoma su sistema de escape. Decir que su zaga precisamente se ensancha nada menos que 31 centímetros respecto a un Porsche 911 "de calle". Todos sus nuevos elementos aerodinámicos han sido fabricados en carbono y se pueden intercambiar de forma rápida y sencilla en carrera gracias a los nuevos anclajes.

Su chasis es novedad e integra la jaula de seguridad y también el baquet de competición. Estrena un sistema denominado Collision Avoid System que detecta gracias a un radar trasero los vehículos LMP que van a adelantar a este 911 RSR.Su chasis es novedad e integra la jaula de seguridad y también el baquet de competición. Estrena un sistema denominado Collision Avoid System que detecta gracias a un radar trasero los vehículos LMP que van a adelantar a este 911 RSR.

El chasis ha sido concebido para la competición y también estrena un nuevo concepto para integrar la jaula de seguridad, así como su baquet de competición con arneses de seguridad. Y precisamente hablando de seguridad, estos Porsche 911 RSR estrenan un sistema denominado Collision Avoid System, algo semejante al sensor de ángulo muerto de los vehículos de producción y que va a permitir al piloto saber que está siendo alcanzado por un prototipo LMP en carrera, los cuales son más rápidos que estos LM-GTE, gracias a un nuevo radar en su parte posterior.

Respecto a su mecánica, que como hemos dicho va por delante de su eje trasero para así centrar mejor las masas, decir que se trata de un propulsor atmosférico con seis cilindros bóxer y 4 litros de cubicaje, el cual, dependiendo del diámetro de la brida impuesta por la FIA, es capaz de proporcionar hasta 510 CV de potencia. Suma inyección directa de combustible y distribución variable, además de que se combina con una transmisión secuencial de seis velocidades cuya carcasa está fabricada en magnesio.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon