Cuando se nota por qué Max Verstappen aún no ha sido campeón
GP DE GRAN BRETAÑA F1 2021

Cuando se nota por qué Max Verstappen aún no ha sido campeón

La victoria de Hamilton tras el polémico incidente con Verstappen vuelve a igualar el campeonato. Y lo hace en un fin de semana donde el espectáculo se ha revitalizado con la carrera al sprint del sábado..

Javier Rubio

Javier Rubio Twitter

19 de Julio 2021 10:00

Comparte este artículo: 0 0

"Contento de estar bien. Muy decepcionado de ser eliminado así. La penalización impuesta no ayuda y no hace justicia a la maniobra tan peligrosa. Viendo las celebraciones mientras todavía estoy en el hospital es poco respetuoso y un comportamiento antideportivo, pero seguimos adelante". Max Verstappen emitía un duro comunicado mientras seguía desde lejos las celebraciones de Lewis Hamilton tras su victoria en el GP de Gran Bretaña. Un triunfo que casi ha reseteado la ventaja obtenida por el holandés en las últimas carreras. Una victoria en un fin de semana titánico entre los dos aspirantes al título en 2021. Con un desenlace que seguirá lanzando truenos desde esa caja que ya habían abierto los días anteriores Christian Horner y Toto Wolff. Sin duda la carrera británica no terminó con el banderazo a cuadros.

Tampoco fue un gran premio como cualquier otro. Liberty estará relamiéndose. La Fórmula 1 quiere introducir formatos nuevos, y la clasificatoria Sprint del sábado es el más importante desde su llegada. Como Fernando Alonso afirmaba, los tres días ofrecieron atractivos adicionales en cada jornada, cada uno en su género. El viernes, una sesión clasificatoria a muerte entre Hamilton y Verstappen, con sorpresas como la de Charles Leclerc y Ferrari, el inicio de un fin de semana sorprendente para Ferrari. El sábado, una 'mini carrera' donde Alonso fue el gran protagonista, con el el aliciente de sacar de su posición natural a varios pilotos, como Carlos Sainz o Checo Pérez, y ofrecer oportunidades inesperadas a pilotos como el propio Alonso. Y, además, la revancha del holandés frente al británico para salir en primera posición el domingo. La tormenta mediática desatada por el duelo entre los dos aspirantes al título acabó por desmadrar el impacto del GP de Gran Bretaña. A punto de llegar la pausa veraniega enciende el campeonato más si cabe.

Mercedes, en su pista

Que Hamilton reconociera cómo había pasado la mañana del viernes en el simulador confirmaba la tensión en Mercedes en la cita británica. Lo odia. El equipo alemán ha dominado en esta pista con singular autoridad en los últimos años, pero la evolución del RB16, la tensión competitiva del equipo austríaco y el dominio de Verstappen en las últimas carreras ha encerrado a Mercedes en la esquina del cuadrilátero. Pero el equipo alemán reventaría en el intento. Red Bull parecía contar con alguna décima extra, pero Hamilton se elevó a la mejor versión de sí mismo. El polémico incidente en la carrera así lo confirmaba. Fue sancionado por ello. Ni así se escapó el triunfo ante su público.

¿Mereció la sanción el británico? ¿Tenía razón Verstappen con su duro comunicado desde el hospital? Pilotos como Fernando Alonso o Charles Leclerc, incluso Carlos Sainz, se inclinaban hacia el lance de carrera. Quienes están dentro de un monoplaza conocen mejor que nadie la dinámica de los duelos a la velocidad de la luz. Si los pilotos se hacen o no respetar entre ellos queda marcado a fuego para otros enfrentamientos. El duelo entre Verstappen y Hamilton será letal en 2021. El holandés, habituado a la intimidación y la determinación total con sus rivales, sabe ahora que su rival no cederá en el futuro. En todo caso, quien se juega el título con su rival directo en la primera vuelta de un gran premio ha de ser consciente de los riesgos. Verstappen era quien más tenía a perder. Contaba con toda la carrera por delante. Quemó sus naves en la primera vuelta.

Hamilton ha reducido a tan solo ocho puntos su desventaja con el holandés. Dependiendo del desenlace del GP de Hungría, el británico podría disfrutar las vacaciones por delante de su rival. Es la primera vez que Verstappen lucha por un título mundial. En este aspecto, Lewis Hamilton aventaja a su rival. En Silverstone se pudo comprobar.

Ferrari, magnífico en Silverstone

"Silverstone es una pista hostil: hicimos una buena clasificación y logrado el segundo puesto en la carrera, algo que nos da mucha satisfacción. Charles ha estado muy bravo todo el fin de semana, en clasificación, en la Sprint, y en la carrera. Carlos también ha estado muy bien, pero desafortunado, lástima por la parada en boxes con el problema de la pistola que le ha costado una posición importante. Cuando ha estado en pista libre ha rodado también muy fuerte. Esto es algo también muy importante para nosotros". Así resumía Mattia Binotto el magnífico fin de semana de Ferrari en Silverstone. "Nuestra mejor carrera del año", rezaba el comunicado oficial del equipo. Pero ¿No iba a ser esta pista uno de los calvarios de la temporada para el SF21 y sus pilotos?

De las tres últimas carreras, incluyendo la británica, el monoplaza italiano ha mostrado un ritmo sorprendente el domingo, sobre todo recordando el reciente batacazo de Paul Ricard. El zafarrancho de combate en Maranello parece haber deparado algunas soluciones técnicas con la puesta a punto, porque no hay más evoluciones a introducir esta temporada y la unidad de potencia, como Sainz confirmó en su persecución a Ricciardo, no da más de sí. Pero de confirmarse, Binotto y los suyos no quieren crear expectativa alguna. A tenor del discurso de Ferrari en las últimas semanas, quizás solo sus protagonistas esperaban semejante resultado y rendimiento. Porque, increíblemente, Charles Leclerc estuvo a dos vueltas de ganar un gran premio para Ferrari.

Por último, Fernando Alonso, uno de los grandes protagonistas de la carrera británica. En el contexto del fin de semana y el rendimiento del A521, su séptimo puesto ha vuelto a sacar al equipo francés de su posición natural. Su magistral primera vuelta y defensa en la carrera clasificatoria quedará como uno de los grandes momentos deportivos de la temporada. Su plan para el gran premio se ejecutó a la perfección para defender ese séptimo puesto del sábado, tarea difícil ante la velocidad de los Aston Martin. Primero fue Sebastian Vettel al que sacó de quicio, luego jugó con Stroll y el DRS para que Checo Pérez no alcanzara desde atrás su Alpine. Objetivo logrado. Fernando Alonso pudo desplegar con el nuevo formato en Silverstone todos los recursos de su experiencia y talento. Cada vez pide más a gritos un monoplaza a su nivel. Alpine tiene tarea para 2022.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Sigue Motor16
Salon