Ferrari recibe un baño de realidad
GP DE ESPAÑA F-1 2018

Ferrari recibe un baño de realidad

El GP de España se convirtió en una especie aterrizaje suave para la trepidante Fórmula 1 en 2018. Nada que ver con las revueltas carreras de este comienzo de temporada. Y para Ferrari significó también un recordatorio de que el presente campeonato en nada está asegurado. Más bien, al contrario.

Javier Rubio

Javier Rubio Twitter

13 de Mayo 2018 19:13

Comparte este artículo: 35 5 0

Por singulares razones, el circuito de Montmeló exaspera la diferencia entre los tres grandes equipos y el resto de la parrilla. El pasado año, solo tres monoplazas terminaron en la vuelta del líder. Cinco en 2018. Algunos, con dos vueltas perdidas. Mercedes no sufrió en esta ocasión con los neumáticos más blandos como en la pretemporada, y Ferrari perdió su ritmo en carreras anteriores. Red Bull solo tuvo opciones para ver los toros desde una barrera que Verstappen pudo traspasar por la avería mecánica de Raikkonen.

Por sus características, Montmeló ofrece una foto apropiada para el rendimiento de cada monoplaza por sus curvas rápidas, medias, y un tercer sector muy lento, lo que ayuda a configurar una jerarquía de rendimiento cuando las condiciones son iguales para todos, no como en pretemporada. El nuevo asfalto para 2018 no ha modificado ese rasgo. Si así fuera, Ferrari tiene motivos de preocupación para el resto de la temporada.

Dominio absoluto de Mercedes

Los diferentes compuestos de Pirelli para cada pista y las temperaturas ambientales suelen variar ligeramente la jerarquía del grupo dominador según el fin de semana. Habrá que esperar a sucesivas pistas pero, por primera vez en la temporada, Mercedes ha logrado el doblete tanto sábado y domingo. "Ha ganado el coche más rápido y el piloto más rápido", reconocía abiertamente Sebastian Vettel a final de la carrera. A diferencia de las cuatro primeras carreras, un equipo dominaba todas las fases del fin de semana. Si es solo una variación más de cada fin de semana entre Ferrari y Mercedes está por ver. De momento, llegar ahora Mónaco, otro buen algodón para comprobar el toma y daca. Como la pasada temporada, cuando después de la victoria de Hamilton sobre Vettel el equipo italiano fue dueño y señor del Principado.

Como tantos equipos, el Gran Premio de España también servía para la introducción de numerosas evoluciones aerodinámicas por parte de muchos equipos. McLaren, el que más expectación había creado. ¿Ha funcionado ese singular frontal del MCL33 junto al resto de elementos introducidos en el monoplaza británico? Los tiempos tanto viernes como sábado así parecen indicarlo, a pesar de esa vuelta perdida con los líderes. En principio, McLaren parece haber reducido distancias con los equipos de su entorno, y también sobre Red Bull el sábado. Resta la duda del ritmo de carrera, y también habrá que esperar a otras pistas para confirmarlo.

Alonso minimiza daños; Sainz se reivindica

En el caso del piloto español su octavo puesto final vino condicionado por el incidente de la primera vuelta que dio al traste con la estrategia del equipo británico. De haber adelantado el español en la primera curva a Ricciardo, quizás la prueba hubiera sido muy distinta. Quedar rezagado por detrás de Ocon y Lecrerc al término de la primera vuelta con gomas superblandas ya obligó a limitar daños. Alonso reconocía tras la carrera que en un momento dado vio escaparse los puntos. Dos magníficos adelantamientos le mantienen ahora como uno de los tres únicos pilotos en puntuar en todas las carreras de 2018. En la próxima, Mónaco, podría llegar la mejor oportunidad para sorprender de los últimos tiempos.

Para Carlos Sainz el Gran Premio de España supuso otra suerte de reivindicación. En torno al español se había comenzado a perfilar la percepción de una falta de respuesta frente a Nico Hulkenberg en las primeras carreras de 2018. Según el equipo, tres décimas les separan hasta que el español pueda integrarse con el monoplaza francés para poder exprimir su rendimiento último. El panorama no empezó nada bien para Renault, y se antojaba un fin de semana duro.

Pero el equipo y sus pilotos supieron dar la vuelta el sábado. Y Sainz se convirtió nuevamente en el salvador de Renault tras el abandono de Nico Hulkenberg, cuando confirmó esa cualidad que le reconoce públicamente Cyril Abiteboul: nunca se rinde en carrera. En Renault lo afirman y confían, y Carlos Sainz lo reconoce: es solo cuestión de tiempo que Hulkenberg reciba la respuesta. Los domingos ya está en ello.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Sigue Motor16