martes, 29 noviembre 2022

Fernando Alonso. La ley de Murphy, a tope

«La famosa Ley de Murphy declara que si algo puede ir mal, irá mal», admitía Eric Bouiller tras el Gran Premio de Austria. «En lo que se refiere a McLaren, la carrera ha demostrado que es correcta al cien por cien». Puede ser que el equipo británico esté progresando pero, desde el exterior, parece todo lo contrario. Fernando Alonso lo resumía de otra manera más cruda. «Necesitamos kilómetros en el coche, lo que parece gracioso cuando estamos en la octava carrera».

Última línea de parrilla por las sanciones con sus unidades de potencia, problemas de fiabilidad viernes y sábado para los dos monoplazas que dejaron en el caso de Alonso casi inédita la valoración de su importante evolución, que introducía el morro corto y otros elementos aerodinámico. Si durante la carrera el equipo británico quería llevar a cabo esa evaluación con los dos monoplazas en diferente configuración, el español estaba fuera en la primera vuelta tras su accidente con Raikkonen y Button abandonaba por el aviso de un sensor pocos giros después. Alonso saldrá último en Silverstone al tener que cambiar un motor recién estrenado a resultas del impacto…

«Somos optimistas porque las cosas cambiarán rápidamente»

«Definitivamente, vamos en la dirección correcta, conocemos los progresos dentro del equipo, los planes para el futuro cercano, y somos optimistas porque las cosas cambiarán rápidamente. No sé si nos llevarán dos o seis carreras, pero no más que eso», contraatacaba Alonso tras la carrera ante tanto infortunio. «En las carreras ha ocurrido algo cada día, pero los mayores problemas ya están solucionados», coincidía Yauhisa Arai «en la segunda parte de la temporada esperamos mayores progresos, creo que recuperaremos el terreno porque ya tenemos un plan para aumentar la potencia, la manejabilidad y el sistema de control, y tenemos planeado aplicarlo en la segunda parte de la temporada». Por algo lo dirán porque, de momento, la Ley de Murphy campa a sus anchas en McLaren.