miércoles, 5 octubre 2022

Conmoción por el accidente en el Rally de A Coruña

El mundo del automovilismo y el del deporte en general, se vio sacudido el pasado sábado cuando un accidente en el tramo de Carral del Rally de A Coruña, acababa con la vida de seis espectadores que asistían a la prueba. El accidente se producía cuando un Peugeot 206 se salía ligeramente de la trazada de una recta en bajada y el piloto perdía el control. El coche daba la vuelta en el aire sobre sí mismo y arrollaba a un grupo de espectadores provocando seis fallecidos y al menos 16 heridos de diversa gravedad. De hecho, esta mañana nos levantábamos con la noticia del fallecimiento de una séptima persona, una niña de 11 años que permanecía ingresada en el Hospital Universitario de A Coruña.

El accidente, además de una innumerable cadena de reacciones de condolencia en todo el mundo del motor, ha puesto en cuestión la seguridad en los rallys, tanto a la hora de la colocación de los espectadores, como las medidas de evacuación o los protocolos de seguridad para la atención de posibles heridos.

Mientras se desarrolla la investigación judicial sobre el accidente, parece que la prueba contaba con todos los permisos necesarios y cumplía todos los requisitos para su celebración. No obstante, son muchas las voces que reclaman una revisión de las medidas de seguridad en estos acontecimientos. El coruñés Luis Moya, bicampeón mundial de rallys como copiloto de Carlos Sainz, recordaba que no se debe ahorrar nada en seguridad y que los organizadores no deben tener ningún reparo en anular un tramo si los espectadores no cumplen las normas.

A raíz de esta tragedia, la FIA ha convocado una reunión para analizar este suceso y estudiar si hay que revisar las medidas de seguridad en los rallys.