Audi Sport. Laboratorio de carreras para el día a día
APLICACIÓN DE LA TECNOLOGÍA DE COMPETICIÓN

Audi Sport. Laboratorio de carreras para el día a día

Audi es una de las marcas pioneras en el mundo del automovilismo y como reza su lema «A la vanguardia de la técnica» siempre ha sido una marca adelantada a su tiempo. No escatiman en tecnología, creada a conciencia para ganar carreras, primero y formar parte de nuestra vida cotidiana, después.

Redacción

14 de Noviembre 2015 18:29

Comparte este artículo: 0 0

Ganar es el primer objetivo de cualquier marca inmersa en el mundo de la competición. Y para conseguir tal fin, Audi pone al servicio de Audi Sport todos sus recursos, que se aprovechan al máximo en un trabajo de equipo.

Toda la tecnología desarrollada para la competición, pasa a convertirse en muy poco tiempo en algo cotidiano para cualquier conductor de Audi, que sabe que tras esa legendaria marca hay una empresa que responde al reto. No en vano, entre 2015 y 2019 Audi va a invertir 24.000 millones de euros en nuevos modelos y tecnologías. Esto quiere decir que en un futuro próximo habrá modelos Audi más ligeros, eficientes, seguros o más avanzados tecnológicamente.

Audi se ha encargado de que todo el mundo conozca el significado de la palabra quattro, un sistema de tracción total ideado para ganar rallyes, que tras 35 años de historia y muchos éxitos en competición se ha convertido en un icono presente en más de 170 versiones de modelos Audi.

Híbridos enchufables, el presente

Por otro lado, el presente ya es híbrido y enchufable. Y a medio plazo los eléctricos tendrán mucho que decir. Las 24 Horas de Le Mans son un emplazamiento idílico que ha permitido y permitirá a Audi poner a punto la tecnología e-tron, ya presente en el A3 Sportback e-tron y próximamente en el Audi Q7 e-tron quattro. Más adelante llegará al resto de modelos, como el caso del Audi R8 e-tron quattro, un eléctrico puro y duro con 462 CV de potencia y nada menos que 450 kilómetros de autonomía.

Pero la tecnología de Audi viene de años atrás con eficientes motores dotados de siglas que ya son míticas como FSI, TFSI o TDI. Todo comenzó en 1989 con el Audi 100 TDI, que rendía 120 CV y homologaba 5,7 l/100 km de consumo medio. Y hay mucho más, porque Audi ya utiliza los sistemas cylinder on demand, y vendrán sistemas eléctricos con 48 Voltios, turbos eléctricos y otras muchas tecnologías de alto nivel, muchas de ellas desarrolladas y probadas primero en los Audi de carreras y más tarde adaptadas a los modelos de calle.

Reducción de peso, aprendido en la competición

Directo de la competición llega también la reducción de peso. Y es que cada 100 kilogramos ahorrados, el consumo se reduce 0,3 l/100 km. Pioneros en la construcción en aluminio, Audi estrenó esta tecnología en 1994 con el A8 y su Audi Space Frame, pero ahora van más allá, pues el A6 suma muelles de fibra de vidrio que ahorran 4,4 kilos en el conjunto y, gracias a la construcción ligera, el nuevo Audi Q7 reduce 325 kilos, lo mismo que pesa un piano de cola.

Y las horas de túnel de viento se multiplican, permitiendo al nuevo Audi A4 firmar un Cx de 0,23, un ahorro significativo comparado con un Audi 80, que en 1986 lograba un Cx de 0,29, un dato ya asombroso para la época. Iluminación láser, tecnología Ultra -estrenada por el Audi R18 TDI en Le Mans-, nuevos combustibles alternativos... Los Audi de calle seguirán heredando las soluciones más sofisticadas de competición.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon