jueves, 18 agosto 2022

Qué hacer con el coche de un familiar fallecido

Cuando muere una persona y deja en herencia un coche, es fundamental cambiar la titularidad del vehículo para circular sin inconvenientes en España. Si todos los requisitos de circulación están vigentes, se podrá mantener en marcha el coche, pero la ley establece que se debe realizar en la dgt el cambio de titularidad por fallecimiento en un plazo no mayor a 90 días.

Pasos para cambiar la titularidad de un vehículo por fallecimiento

El Real Decreto 2822/1998 establece que, cuando la transmisión de titularidad de un vehículo obedezca al fallecimiento de un familiar, se debe notificar a la Jefatura de Tráfico que se continuará usando el coche. Se asignará un permiso de circulación vial hasta que se expida una licencia a nombre del nuevo propietario.

Solicitar una transmisión provisional cuando no se ha establecido un heredero

Si no se ha determinado quién es el nuevo titular del coche porque no existe un testamento que regule la sucesión, se procederá a solicitar una transmisión provisional del vehículo. El custodio legal del coche tendrá que presentar una solicitud del trámite, el certificado de defunción, la tarjeta ITV del coche y el permiso de conducir. Además, se pagará una tasa de transferencia de titularidad.

Cuando no existe un testamento, es posible que los trámites sean más complejos. Por ejemplo, será necesario ir a un notario para realizar la declaración de herederos, para poder disponer del coche y después, cambiar la titularidad. Cuando existe un testamento, el procedimiento es mucho más sencillo.

Hacer la solicitud del traspaso definitivo del vehículo

Cuando el heredero ya ha sido designado por testamento, se procederá a realizar una transmisión definitiva del vehículo. Será necesario presentar en las Oficinas de Tráfico el comprobante que acredite la exención o liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, además del testamento donde se establezca la sucesión del vehículo al heredero.

Presentar la documentación requerida

El heredero de un coche tendrá que acudir a la Delegación local de Hacienda para presentar los siguientes documentos:

  • Documentos de identificación del propietario.
  • Constancia de fallecimiento del titular.
  • Impuesto de Circulación o IVTM.
  • Liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (Modelo 620).
  • Comprobante de pago de tasa por cambio de titularidad.
  • Solicitud de transferencia de titularidad por fallecimiento.

El nuevo titular además presentará su licencia de conducir y la ficha técnica del vehículo. Todos estos recaudos y trámites deberán presentarse también a la Jefatura Provincial de Tráfico. En caso de no realizar este proceso de cambio de titularidad en el tiempo establecido por ley, existe el riesgo de recibir multas administrativas.

Ayuda con el traspaso de titularidad de un coche por fallecimiento

Heredar un vehículo tras la muerte de un familiar amerita algunos trámites que, aunque no son complicados, pueden ser más fáciles con ayuda de especialistas como Experto Tráfico. Se encargan de la gestión de trámites para hacer el cambio de titularidad de un coche heredado, para poder seguir disfrutando de la propiedad o para venderlo si es necesario.

No es recomendable conducir un vehículo propiedad de un familiar fallecido, pues, aunque la ley estipula que se tienen 90 días para hacer el traspaso de la titularidad, es posible que se produzcan inconvenientes que entorpezcan el proceso legal de adjudicación hereditaria, multas o accidentes que no vayan a ser cubiertos por una empresa aseguradora. Es preferible hacer el cambio de titularidad tan pronto sea posible.