domingo, 22 mayo 2022

Coches de segunda mano: la mejor opción si acabas de sacarte el carnet

Cuando acabas de sacarte el carnet de conducir lo primero que quieres hacer es conseguir un coche. Si tienes suerte  puedes heredar uno, o es posible que tengas que lo compartas con algún familiar durante un tiempo. Pero si no es así, querrás ahorrar para hacerte con un vehículo con el que estrenar tus nuevas destrezas y con el que viajar con amigos por todo el globo.

Cuando nos decidimos por comprar un coche conviene tener en cuenta qué opciones tenemos: podemos comprar un coche nuevo, o uno de segunda mano. ¿Qué nos conviene más? Expertos en coches de segunda mano como el concesionario Inniauto en Pamplona recomiendan adquirir un vehículo de segunda mano, y en este artículo te explicamos por qué puede ser la mejor opción.

Un mejor precio de compra

Cuando hablamos de un vehículo usado, el precio de compra será menor al que encontraríamos en un coche similar que fuera nuevo.

Que nuestro primer coche sea de segunda mano hará que el gasto no sea tan elevado, algo que en general siempre agradeceremos.

Menor depreciación

El valor de depreciación de los vehículos de segunda mano va siendo menor a medida que pasa el tiempo. Esto quiere decir que si lo compraste por 9.000 € al cabo de unos años, su valor puede mantenerse o, en cualquier caso, bajar en torno a un máximo de un 7%.

Esto es algo que nos hace pensar que comprar un coche usado puede ser una buena opción, ya que sabemos que adquirimos un coche con cuya venta no perderemos dinero dado el momento, o no en comparación con el momento de vender un coche nuevo, cuyo valor de depreciación es mayor.

Un seguro más barato

Algo que nos suele ayudar a decidirnos es el hecho de saber que un coche de segunda mano irá acompañado de un seguro notablemente más barato que el de un coche nuevo. Lógicamente, a mayor uso de un vehículo, menores serán las garantías de que su funcionamiento sea perfecto, y ello hace que los seguros no puedan ser elevados.

Esto no quiere decir que adquirir un coche de segunda mano implique estar comprando un coche en mal estado. En absoluto. Pero nos beneficiamos de su vida de uso para seguir abaratando costes.

Información sobre el vehículo

Cuando compramos un coche de segunda mano, lo ideal es poder acceder al historial de taller del vehículo. De este modo podremos conocer el estado de su mecánica y conocer más sobre su fiabilidad general, sus sistemas eléctricos y otros elementos, además de saber cuáles son sus averías más comunes.

Toda esta información nos será muy útil no sólo a la hora de decidirnos a comprar, sino para saber de qué aspectos de nuestro coche deberemos estar más pendientes.

Un rápido proceso de compra

Muchos de los procesos burocráticos que tenemos que cumplimentar cuando adquirimos un vehículo nuevo, ya están resueltos cuando se trata de un vehículo de ocasión o un vehículo de segunda mano, por lo que los procesos para comprar el coche no requieren de tanta tramitación, y todo será más rápido.

En definitiva, si eres conductor novel, lo más aconsejable es hacerte con un coche de segunda mano, con características adecuadas a tus preferencias y que sea funcional, pero que no te suponga un gasto considerable, teniendo en cuenta que en los primeros años de conducción suelen ser en los que más daños recibe un vehículo.

A medida que te hagas a la conducción adquirirás seguridad, y con el tiempo, podrás acceder a un coche nuevo de otras características, o quizá descubres que los coches de segunda mano no están nada mal y son lo que necesitas en tu día a día.