77 - De compras por Europa

77

De compras por Europa

13 de Abril de 1985

Parece mentira, pero hace 25 años España aún no formaba parte de la Comunidad Europea y por tanto mirábamos con cierta envidia la gran variedad de coches de que disponían nuestros vecinos de continente. Por eso, en Motor16 nos fuimos de compras para ver si el nuevo mercado merecía la pena.
Descargar revista

La portada aludía a nuestra próxima integración europea, pues íbamos a ser miembros de la CEE. Ello  suponía -entre otras cosas- una ampliación de nuestra limitada oferta de automóviles, de modo que se podría acceder a los más apetecibles coches europeos, pero sin ninguna ganga, pues el nuevo impuesto que era el IVA iba a gravar las nuevas ofertas extranjeras, que llegaban sin restricciones superado el proteccionismo que había sido decretado desde el final de la guerra civil a favor de nuestra industria automovilística, cuyos productos quedaban en competencia con las mejores ofertas europeas.  
Eran noticia tres novedades referidas al automóvil: los Ford Orion que había elegido la Guardia Civil como coches patrulla, la próxima comercialización de un deportivo, el R 5 GT Turbo -que con sus 115 caballos iniciaba sus ventas el 11 de abril- y la futura aparición de otro pequeño deportivo, el Fiat Uno Turbo IE, recién aparecido en Italia con su motor de 1.301 c.c. ofreciendo 105 caballos gracias a la inyección y un turbo japonés, el IHI VL 2, cuya comercialización se anunciaba en nuestro país para después del verano.
La prueba comparativa enfrentaba a dos rejuvenecidos y fortalecidos veteranos, al Citroën CX GTI Turbo (3.087.788 pesetas y 168 caballos) y al Peugeot 505 Turbo Inyección (2.970.338 pesetas y 160 caballos). Las buenas prestaciones del CX -como el km desde parado en 29,5 segundos y los 213,6 km/h de velocidad máxima-, sus excelentes frenos y su magnifico comportamiento, a pesar de unos asientos demasiado blandos, un  consumo elevado de hasta 17,8 litros de gasolina cada 100 km en conducción rápida y el raro tacto de su pedal de freno, prevalecían sobre los frenos eficaces, el comportamiento aceptable y las prestaciones del 505, cuyo precio resultaba elevado, cuyo acabado era mejorable y cuya presentación se evidenciaba bien simple.
'El lord de la ciudad', el fallido sustituto del genial Mini, el Austin Metro 1.3 HLE (924.448 pesetas y 63 caballos) con sus 3,40 metros de largo y sus 5 puertas era un verdadero ciudadano. Tras la prueba realizada se refrendaban sus aptitudes urbanas, su accesibilidad fácil, su elasticidad y su economía, lo malo era que su motor ruidoso vibraba también, su terminación era floja y su maletero resultaba mínimo.    
El deporte era noticia por la hazaña tunecina del Nissan Patrol de Prieto y Vázquez, que ganaban el Rally de Túnez a pesar de una nutrida representación francesa como mimados competidores.
También era importante el GP de Brasil donde se había corrido 'a ritmo de Prost', pues el francés se había impuesto con su McLaren TAG ganando la primera carrera del mundial de 1985, mundial que acabaría siendo para ambos, conductor y coche.
Xavier Domingo viajaba por Israel, que nos compraba 'Seats'. Allí elogiaba sus vinos, describía las limitaciones en lo cotidiano que imponía el respeto al sabbath y revindicaba el establecimiento de relaciones diplomáticas con el país de los judíos.


Sigue Motor16
Salon