jueves, 7 julio 2022

La multa que la DGT debería ponerte y no lo hace

El Reglamento General de Circulación no deja lugar a dudas. “Se debe circular por el carril derecho siempre que sea posible. El central y el izquierdo solo son para adelantar o para cuando las circunstancias del tráfico/vía lo aconsejen, siempre que no se entorpezca la marcha de otro vehículo que le siga”. Es lo que defiende la DGT y es muy fácil de entender.

Sin embargo, miles de conductores en España abusan del carril central cada día o sufren el denominado síndrome del carril izquierdo. Es uno de los problemas de circulación más frecuentes de nuestro país y, sin duda, se debe a una falta generalizada de educación vial. Pero también a la inacción de la DGT para atajarlo.

Si bien es cierto que la DGT llama la atención habitualmente sobre el problema de abonarse al carril izquierdo y al carril central, ya sea mediante campañas, con los paneles luminosos de la carretera o a través de las redes sociales, no parece que se persiga de forma seria y activa.

No es tan sencillo como poner radares

Puede que no sea tan fácil como colocar un dron delante de una más que cuestionable señal de Stop para multar en cadena y “hacer caja” rápidamente. Tampoco será tan sencillo como colocar un radar camuflado en una recta kilométrica con excelente visibilidad para sancionar a todo aquél que conduzca 5 km/h más rápido del límite establecido.

Y, desde luego, será más complicado que poner indiscriminadamente radares de tramo en las carreteras convencionales, sobre todo ahora que no existe el margen de 20 km/h para adelantar. Pero la DGT debería saber que se puede hacer. Además, es una fuente de ingresos garantizada porque son miles los coches que circulan mal cada día.