sábado, 13 agosto 2022

Cómo anular una multa de aparcamiento

Cuantas veces nos habrá ocurrido el no darnos cuenta de qué hora es y pasarnos el tiempo que habíamos establecido sin haber ampliado el periodo de permiso de estacionamiento. En algunas ocasiones tenemos suerte y no nos encontramos con el famoso papelito al llegar al coche, pero no siempre seremos tan afortunados y algún día sí estará ahí esperándonos.
Bien, pues en Madrid hay dos maneras de anular una multa, que, a continuación, te vamos a mostrar desde Motor 16. Dicha acción llevará un pequeño coste, aunque comparándolo con el de la multa original, abonar el mismo nos dejará hasta un buen sabor de boca.

Otras maneras sin arriesgarte a que te pongan una multa

Párking: es una de las opciones más recurrentes, sobre todo si tienes pensado ir al centro de Madrid. Ellos te marcan la cuota a pagar y en caso de ser más, la abonas y te quitas de problemas, pero no te arriesgas a multas. Bien es cierto que, si no vas a estar muchas horas, el precio es mucho más elevado que el de la zona SER.
Car Sharing: cualquiera de las aplicaciones te servirá. Con un coche compartido mediante aplicación, no deberás preocuparte por si has puesto ticket, o no. Eso sí, te arriesgas a que cuando acabas con tus quehaceres te encuentres con que no hay ningún coche cerca y te toque volver a casa andando, o bien, andar un buen rato hasta encontrar uno. Ahora bien, resérvalo desde la aplicación y ten en cuenta que el camino debe ser inferior a 20 minutos, que es el tiempo que la aplicación te reserva el coche.
Zonas blancas: estas zonas son gratuitas para aparcar en Madrid. Eso sí, deberás irte fuera del perímetro de la M-30 para encontrarte con alguna de ellas. Si vienes desde fuera, esta opción nunca es mala si después la combinas con el Metro o el autobús para llegar al destino elegido. En este caso no tendrás que preocuparte por el ticket, eso sí recuerda el sitio exacto donde lo has aparcado.
Si además no te importa no ir en coche conducido por ti, siempre tendrás la opción de coger un taxi, como mencionábamos antes el Metro o el autobús, y desde hace un tiempo los VTC en los cuales cada día hay mayor competencia. Ya existen tres empresas que operan en España como son Cabify, Uber y por último, la más barata de todas ellas, Bolt.