La marcha de Piech
CAMBIOS EN LA CÚPULA DE VOLKSWAGEN

La marcha de Piech

Parece que el legendario ingeniero no ha medido bien sus fuerzas frente a Winterkorn; y eso ha provocado su salida de Volkswagen

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

16 de Mayo 2015 09:46

Comparte este artículo: 0 0

He leído con interés todo lo referente al enfrentamiento entre el ya ex presidente del Consejo de Administración de Volkswagen, Ferdinand Piëch y el consejero delegado de la compañía, Martin Winterkorn, y me parece que en esta ocasión el mítico ingeniero no calculó bien sus fuerzas. Espero equivocarme pero entiendo que en los tiempos que corren, las luchas e intrigas por el poder no suelen traer buenas consecuencias. Especialmente si hablamos de los dos primeros espadas del segundo grupo automovilista del mundo, por detrás de Toyota y delante de General Motors. Resulta difícil entender cómo Piëch, patriarca de la industria automovilística alemana y nieto de Ferdinand Porsche (creador del Escarabajo), y siempre vencedor de numerosas batallas en la compañía, termine dimitiendo de los órganos de control, antes de que le echen.

Tampoco parece lógica la puesta en cuestión de un consejero delegado considerado hasta ahora hijo adoptivo del primero y que bajo su mandato aumentó de ocho a 12 las marcas del grupo y duplicó las plantas de producción, fabricando 10,2 millones de vehículos el año pasado. De la misma forma que la facturación ha subido un 92 por ciento desde 2007 hasta los 202.000 millones de euros y un beneficio neto en 2014 de 10.800 millones de euros.

Piech pierde el pulso

Lo que no quita y aquí debe estar el leitmotiv de la movida, para que Winterkorn tenga que hacer un recorte de gastos de 5.000 millones de euros en Volkswagen antes de 2017, además de potenciar unas ventas en EE.UU que están por debajo de la media del mercado. Aunque la posible clave de todo esto está en un Piëch acostumbrado a imponer sus ideas y decisiones durante los últimos 20 años y en esta ocasión le ha salido mal. Algo con lo que no contaba este brillante ingeniero, respetado y temido por todos sus subordinados.

De hecho, tanto el Lander de Baja Sajonia como los sindicatos le han dado la espalda y apoyan a su antiguo protegido. Debe ser por eso que hay quien cree en Volkswagen que la sombra de Pïech es alargada y esta fallida maniobra de colocar a su mujer en su puesto tras la jubilación va a tener consecuencias. Aunque también son muchos los que piensan que para bien o para mal, los años no pasan en balde.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon