Salvar el culo
ATASCOS CON LAS PRIMERAS NEVADAS

Salvar el culo

La gestión del tráfico en la AP-6, en la primera nevada, vuelve a demostrar que nuestra clase dirigente es única en escurrir el bulto.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

21 de Enero 2018 10:03

Comparte este artículo: 0 0 0

Escurrir el bulto es, desde mi punto de vista, una de las prácticas más habituales de la clase dirigente de nuestro querido país. Uno de los ejemplos más claros lo tenemos en la pasada situación caótica, ocasionada por las primeras nevadas del año y en la que más de 3.000 vehículos, y sus ocupantes, soportaron hasta 18 horas atrapados en una autopista de pago que transcurre por las provincias de Ávila y Segovia. En la AP-6, una de las pocas concesiones que gana 178.000 euros límpios al día, los clientes que la eligieron por seguridad, vivieron durante horas una pesadilla con sensación de abandono en todos los sentidos. En resumen, un desastre en el que la autoridad "ministerios de Fomento e Interior y Dirección General de Tráfico" fallaron en el antes, durante y después. Mientras el Ejecutivo, que hizo una demostración de descoordinación y nefasta gestión, tachó, por medio del director general de Tráfico, Gregorio Serrano, a los ciudadanos de irresponsables porque tomaron sus coches y se echaron a la carretera, pensando que estaban en un país civilizado al nivel de los de su entorno.

Algo que, curiosamente también le vino bien a la concesionaria de la AP-6 de Iberpistas (filial de Abertis), cuando culpó a todos sus clientes de insensatos por no tener el equipamiento adecuado para circular en condiciones extremas. Por cierto, ¿habían echado sal en esos kilómetros de vía? Algún día tendrán que explicar cómo con su flamante túnel de tres carriles, las retenciones de entrada a Madrid forman parte de lo habitual. Exactamente igual que tendrán que contar cómo para salir de la caótica ratonera de su autopista se utilizó la salida de la Nacional 6, con subida y bajada del Puerto del Alto del León.

Los conductores ¿culpables?

No es lógico acusar a los conductores de irresponsables y no cerrar a tiempo la autopista, permitiendo que los coches siguieran acumulándose hasta permanecer atrapados. Como tampoco lo es por parte de estos ignorar los avisos de prensa, radio y televisión sobre las nevadas que, según la Agencia Estatal de Meteorología, se nos venían encima. Con todo, culpar a los afectados del desastre que han tenido que sufrir es, como decía al principio, de pringados que quieren pasar el marrón a otros, para salvar su culo.

Sirva como prueba la posibilidad de introducir en la la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial un equipamiento obligatorio para transitar por zonas de nieve. El maletín de la "Señorita Pepis" estaría compuesto por 18 elementos, entre los que se incluye una pala y barritas energéticas. Para terminar, quiero dejar claro que sólo ha estado a la altura la Guardia Civil de Tráfico y muy especialmente, la Unidad Militar de Emergencia que, como siempre, se entregó sin reservas al auxilio de todas las personas, fuera la que fuera la circunstancia.

Artículos recomendados

Sigue Motor16