Recuperar la vida normal
RETOS PARA 2021

Recuperar la vida normal

Aunque no tengamos ninguna garantía de que 2021 pueda ser mejor, contamos con la llegada de la vacuna contra la Covid-19 y el aprendizaje de comportamientos para no contagiarnos y poder sobrevivir.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

21 de Enero 2021 09:21

Comparte este artículo: 0 0

Adiós 2020, miro a través del retrovisor y me despido de ti con el anhelo de no volver a vivir otro año parecido. Ni en mis peores sueños podía imaginar tanta desgracia; sin embargo, la realidad siempre ha superado las peores expectativas. Creíamos que teníamos la vida más o menos organizada y bajo control, pero la pandemia nos ha demostrado lo vulnerables y frágiles que somos. La sobrecogedora crisis sanitaria, social y económica nos ha puesto a todos una prueba que no olvidaremos.

Por ejemplo, en lo que respecta a las principales cabeceras informativas y concretamente a esta que tiene usted entre las manos, han tenido que superar a base de más horas de trabajo, dedicación, confinamientos, teletrabajos, reducción salarial y rodajes dentro y fuera del INTA para ofrecerles como siempre, pruebas precisas y contrastadas. Cuento esto en primer lugar, por responsabilidad con nuestros lectores y después para dar públicamente las gracias a todos los profesionales que forman parte de este equipo, siempre dispuesto a dar lo mejor en cada número. También quiero agradecer públicamente el apoyo de las marcas que han confiado en Motor16 para anunciar sus novedades en unos tiempos tan difíciles como estos.

Una hoja de ruta para el sector

En fin, dejando atrás un año de infausta memoria, toca dar paso a otro que se presenta cargado de incertidumbres. Eso sí, aunque no tengamos ninguna garantía de que el 2021 pueda ser mejor, contamos con la llegada de la vacuna contra la Covid-19 y el aprendizaje de comportamientos para no contagiarnos y poder sobrevivir. En cuanto a nuestro sector, el de la automoción, todas las asociaciones profesionales siguen esperando la tan cacareada hoja de ruta que teóricamente ha diseñado el Gobierno para la reactivación y modernización de esta industria de cara al futuro.

Por lo pronto, desde el pasado 1 de enero entró en vigor la normativa de emisiones WLTP, que implica que más del 50 por ciento de los coches subirán de precio vía impuestos. Eso, en un mercado en el que las matriculaciones han caído un 32,3 por ciento en 2020 y se pone al nivel de 2014. Por el contrario, y por conveniencia de la negociación de los Presupuestos, al tan denostado diésel no le suben los impuestos. En definitiva, que una vez más, y como es costumbre, la improvisada política del Ejecutivo descoloca tanto al sector, como a unos consumidores que son fundamentales para no perder puestos de trabajo, se reanime la economía y recuperar la vida normal, la vida de antes.

Artículos recomendados