Plan A
CALIDAD DEL AIRE EN MADRID

Plan A

El Plan de Calidad del Aire del Ayuntamiento de Madrid trata de expulsar el coche de la ciudad por todos los medios... pero no olvida aumentar el horario de los parquímetros para recaudar más

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

20 de Mayo 2017 11:12

Comparte este artículo: 17 0 0

Si algo ha dejado claro el equipo municipal de Manuela Carmena (Ahora Madrid y el PSOE), con su Plan A o de Calidad del Aire, es su firme propósito de pulverizar el tráfico y acceso de vehículos a los no residentes en la cada vez más privilegiada zona de "prioridad residencial", según su propia definición. Así, con guiños engañosos a su clientela electoral, plantean un paquete de 30 medidas, como la de ampliar al máximo las aceras, para que los automóviles circulen en fila india. Además, este tipo de ocurrencias se llevará a cabo estrechando 22 de las principales arterias de la ciudad, rematándola con numerosas limitaciones de velocidad en calles secundarias y en vía de circunvalación M-30, que pasará de los 90 km/h actuales a 70. Una medida que según numerosos estudios, sería efectiva si el tráfico es fluido y se mantiene a la velocidad de 70 km/h, mientras que como suele ocurrir, con una circulación densa bajan las velocidades y aumenta de forma notable el impacto ambiental.

Solo medidas contra el coche

Curiosamente ocurre lo mismo con el desplazamiento del tráfico a las calles secundarias, con limitaciones de 30 km/h, donde está asegurado el atasco y como todo el mundo sabe, es lo que más contamina. En este punto es importante destacar que si salimos del envoltorio de datos interesados del municipio, nos encontramos con que el automóvil supone entre un 12 y un 14 por ciento del total de las emisiones contaminantes. Por eso, ciudades como Londres han ido limpiando su aire en todas las direcciones, desde el automóvil a los vehículos de transporte públicos y calefacciones, que son las principales causantes de la boina que cubre Madrid, cuando no hay viento y llueve poco o nada. De ahí que la manera más efectiva de luchar contra la contaminación pasa por la implicación de las diferentes administraciones y partidos políticos.

Es necesario invertir en un transporte público no contaminante y ayudas que permitan la sustitución de vehículos antiguos por otros más limpios y más seguros. Particularmente si tenemos en cuenta que los coches más viejos y contaminantes son propiedad, por falta de medios económicos, de las clases medias y bajas. Cuestión que no está entre sus prioridades, ya que este tipo de Ayuntamientos prefiere a los automovilistas que tengan posibles, para así seguir friéndoles a impuestos y multas. Sirva como ejemplo la propuesta de ampliación de los parquímetros de Madrid, a las noches, fines de semana y festivos. Un apaño en el que el Consistorio de Barcelona no quiere quedarse atrás y está dispuesto a incrementar los impuestos en 25 euros al año a los vehículos que emitan más de 160 gramos de CO2 por kilómetro y 56 euros a los que expulsen más de 200 g/km. En fin, como siempre, el Plan A, lejos de reducir los impuestos del automóvil en la misma proporción que se limita su uso, consiste en seguir explotando y anulando a la clase media automovilística.

Artículos recomendados

Sigue Motor16