Los kilómetros de los coches usados
PICARESCA

Los kilómetros de los coches usados

La picaresca española sigue creando delincuentes en el mundo del automóvil con ese clásico 'tocar' los kilómetros

Juan Manuel Godoy Castellote

3 de Diciembre 2018 16:27

Comparte este artículo: 16 0 0

A lo largo de los últimos meses, según noticias aparecidas en los medios, ha habido intervenciones policiales en concesionarios y establecimientos de compraventa de Pontevedra, Alicante, Aragón, Soria y La Rioja que han destapado fraudes en los kilometrajes de miles de coches vendidos durante cuatro años. Las noticias hablan de denuncias, detenciones e inmovilizaciones de vehículos manipulados.

Quienes manipulan los cuentakilómetros no merecen otro nombre que el de delincuentes. Ellos no se ven así, porque no arrancarían el bolso del brazo de una señora, ni atracarían a nadie a punta de navaja. Pero hay que asumir que lo que hacen es delinquir: engañan, estafan y, en resumidas cuentas, roban el dinero de clientes particulares a quienes han mentido, cobrando mucho más que el valor real del coche vendido, a sabiendas de que les dará problemas y les costará el dinero como si les atracasen en un callejón.

Lo de 'tocar' los kilómetros es una práctica repudiada por la mayor parte de los intervinientes, sean concesionarios o multimarca. Además de todos los condicionantes morales y legales, su existencia es muy perniciosa para el sector de Automoción, ya que, mientras exista, los precios estarán desvirtuados.

Un coche con un kilometraje elevado ha de tener su valor real de mercado, que es muy bajo. Por muy marca Premium o modelo exclusivo que sea, si tiene más de 250.000 kilómetros su depreciación será elevada, ya que sus potenciales compradores estarán dispuestos a adquirirlo sólo a cambio de una rebaja importante.

Pero mientras haya quien esté dispuesto a trucar su kilometraje, habrá quien lo compre a un valor superior al que debería tener, con lo que el mercado se intoxica.

Si desaparecen los que manipulan kilómetros, los precios de los coches con alto kilometraje bajarán a su valor real y será bueno para todo el mundo. Para los profesionales, que evitarán tener que pagar lo que no vale un vehículo, puesto que ningún otro lo pagará por encima de su valor real. Para los particulares, que podrán tener plena seguridad de que el coche que adquieren presenta su kilometraje real y tiene un precio acorde con éste.

Soluciones para acabar con esta práctica

Acabar con esta práctica no tendría que resultar demasiado complicado

Se me ocurre, que incorporar el kilometraje en la documentación a firmar por las partes en los cambios de titularidad, de modo que la cifra quede registrada en Tráfico, debería ser sencillo y disuadiría a muchos. También sería deseable que los Informes de Tráfico incorporasen más datos, como el detalle de kilómetros a lo largo de las ITV's pasadas por el vehículo objeto de la consulta y no sólo el registro de la última revisión.

Si, además, considerásemos la manipulación de kilómetros como defecto grave en las ITV's y la sustitución o modificación del cuadro como Reforma de Importancia, tendríamos prácticamente cerrado el círculo con un coste muy bajo.

Pero mientras se implantan o no medidas para acabar con estas prácticas, se deberían potenciar por parte de los profesionales honrados -que son la mayoría- actuaciones que trasladen aún más transparencia a sus clientes y que dejen en evidencia a quienes trabajan irregularmente.

Aportar informes externos, dar más valor a los historiales de mantenimiento, presentar los originales de las fichas técnicas selladas, etc... y certificar y comprometerse contractualmente con respecto a los kilómetros de los coches vendidos, son aspectos que pueden marcar la diferencia y, como planteaba anteriormente, dejar en evidencia e ir acorralando a aquellos que no trabajan adecuadamente.

Juan Manuel Godoy Castellote.

Consultor experto en Automoción. Manager G.G.C.C. en dealerBest

Artículos recomendados

Sigue Motor16