Pacto de Estado
SECTOR DEL AUTOMÓVIL

Pacto de Estado

Cada vez es más necesario un pacto de Estado en materia de movilidad que involucre a todas las administraciones.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

4 de Marzo 2020 14:48

Comparte este artículo: 0 0

A tenor de la cada vez mas complicada situación actual que atraviesa la automoción en nuestro país, haría bien el Gobierno en atender y ofrecer algo más que palabras a un sector que representa el 10 por ciento del PIB, fabricó en sus trece factorías 2,82 millones de vehículos el pasado año y da empleo en torno a 600.000 personas. Nadie duda que la crisis del sector es global, pero cuando el conjunto del mercado europeo cae el pasado enero un 7,5 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, es necesario dejar de lado las numerosas y contradictorias declaraciones de los diferentes ministros y activar de una vez por todas el tan cacareado plan de incentivos a la compra anunciado en febrero del año pasado. Especialmente si en este mismo periodo las ventas caen un 8 por ciento en España y esto supone una bajada consecutiva de 16 meses, con el agravante del desplome de un 14 por ciento entre los particulares, que no saben a qué atenerse y qué coche comprar.

Es evidente que, para rejuvenecer el parque automovilístico, que es uno de los más viejos de Europa, hay que tranquilizar y estimular la demanda de unos consumidores que posponen su decisión de compra en espera de estudiar qué tipo de tecnología les interesa más, en función del dinero y sus necesidades. Por eso es fundamental un pacto de Estado en materia de movilidad que involucre a los diferentes ministerios, administraciones autonómicas y municipales. No tiene ningún sentido que un vehículo electrificado tenga diferentes tratamientos y beneficios en función de por dónde circule.

Plan Automoción 2020-2040

Como tampoco lo tiene un posible plan de achatarramiento que mira más el tipo de motor que las emisiones que genera. De hecho, los que compran coches de última generación con motores de combustión y normativa actual, saben que contaminan un 80 por ciento menos que los que tienen más de 14 años. Es evidente que el que tiene uno de estos últimos vehículos, o adquiere uno antiguo de segunda mano, no lo hace por gusto sino por falta de recursos. De ahí que la permanente incertidumbre actual de la automoción sea palpable desde muchos aspectos. Sobre todo, porque cada solución que llega por boca de ministro siempre lleva implícita una subida de impuestos.

Por un lado, en los combustibles, equiparando el gasóleo con la gasolina, por otro la modificación del impuesto de matriculación para que paguen todos los coches menos los eléctricos y, como remate, la cada vez más posible subida del IVA. Solo queda cruzar los dedos para que la patronal de fabricantes, ANFAC, que preside José Vicente de los Mozos hasta final de año, lleve a buen puerto el Plan Automoción 2020-40, que se acaba de presentar en Moncloa.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon