¡Errrooorrr!
MULTA A LOS CONCESIONARIOS POR PACTAR PRECIOS

¡Errrooorrr!

Pactar precios entre 3 petroleras no es difícil. Hacerlo entre casi 3.500 concesionarios de automóviles se antoja casi imposible. Por eso parece injusta la multa a los concesionarios.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

5 de Abril 2015 10:51

Comparte este artículo: 2 0

Esto es lo que respondo a todos aquellos que comparan las multas impuestas a las petroleras, con las atribuidas a los concesionarios del automóvil por la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC). Empezando por el reducido número de compañías petrolíferas que operan en nuestro país y que como todo el mundo sabe, han tenido año tras año, unos resultados dignos de elogio. De la misma manera que todos los consumidores, nunca terminaremos de entender por qué los precios de las gasolinas y gasóleos suben de forma inmediata cuando sube el petróleo y se abaratan de forma lenta cuando los mercados de referencia descienden.

En combustibles, casi nula competencia

Así, también somos conocedores de que la fijación indirecta a las estaciones de servicio que operan bajo sus banderas, hacen imposible cualquier forma de competencia. Una razón que junto a otras ha servido para que la CNMC imponga la sanción de los ya conocidos 32 millones de euros a cinco compañías (Repsol, Cepsa, Disa, Galp y Meroil), por considerar que no sólo coordinaban los precios, sino que además intercambiaban información y pactaban conciertos entre ellas y sus abanderadas.

Vayamos ahora a lo que considero una imposibilidad de acuerdo de los casi 3.500 concesionarios del automóvil que existen, según el censo de su asociación, Faconauto. En este caso la CNMC acusa a las redes comerciales de pactar descuentos y otra serie de condiciones de tipo comercial. Razón por la cual y para ir abriendo boca, 45 centros de venta relacionados con Toyota, Hyundai y Opel tendrán que hacer frente a nueve millones de euros, según los teóricos beneficios obtenidos. Es en este punto y por más que lo pienso no me cuadra la ecuación. Por ejemplo, cómo es posible que el que ejerce de chivato se vaya de rositas, cuando sabe las filigranas que todos han tenido que hacer pasa salir adelante.

Persecución al sector

Tampoco entiendo que este sector, que ha perdido 50.000 puestos de trabajo y cerrado 1.200 concesionarios pueda estar perseguido con tanta saña. Cuentan las diferentes asociaciones profesionales que con estas sanciones se podrán perder 100.000 ventas en el año y afectarán a 135.000 empleados que, en algunos casos, tendrán que ver como se cierra su concesionario. Eso, cuando el precio de los coches ha caído un 8.5 por ciento en los últimos tres años y las Pymes de los concesionarios llevan siete años de pérdidas y todavía no se han recuperado de la caída del 60 por ciento de una ventas que vienen dañadas desde 2007. Lo dicho, ambas situaciones parecen lo mismo, pero ni son iguales ni tendrán las mismas consecuencias.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon