Leyenda Sainz
TRIPLE GANADOR DEL DAKAR

Leyenda Sainz

El madrileño sigue dando lecciones de pilotaje a los 57 años, con su tercera victoria en el Dakar, con tres marcas diferentes.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

4 de Febrero 2020 07:27

Comparte este artículo: 0 0

Ha vuelto a ocurrir. Carlos Sainz bate por tercera vez su propia marca y se alza con la corona del Rally Dakar, la carrera más larga y dura del mundo. Una victoria que después de más de 5.000 kilómetros cronometrados por el desierto de Arabia, en compañía de Lucas Cruz, le coloca como uno de los mejores pilotos de competición de todos los tiempos. Dos veces campeón del Mundo de Rallys, cuatro subcampeonatos, cinco veces tercero, dos títulos del Campeonato de España con 26 victorias más el remate de este tercer Dakar que no sólo agranda su leyenda, sino que además supone innumerables páginas brillantes del deporte de nuestro país.

Un olimpo que, desde mi punto de vista, ocupan entre otros Nadal, Márquez, Indurain, Iniesta, Gasol y un Alonso que está en camino. Son unos elegidos que encarnan los mejores valores de una actividad deportiva y superprofesional. De ahí que los que piensen que el madrileño es sólo un piloto de automóviles que va más rápido que el resto, se equivocan.

Talento y trabajo

Por ejemplo, además de su talento innato para pilotar, es un gran probador que, gracias a su sabiduría de años y su obsesión por perfeccionar, desarrollar y poner los coches en perfecto estado de marcha, los termina convirtiendo en ganadores. De hecho, los Toyota, Subaru, Ford, Citroën... empezaron a ser competitivos a partir de su llegada. Exactamente igual que ha ocurrido en el Dakar con Volkswagen, Peugeot y ahora con Mini. Repasen la historia y podrán comprobar que en todos los casos siempre hay un antes y un después de su aparición en el equipo de turno.

Añadan a esto una exhaustiva preparación física diaria, unida a una estricta dieta propia de un deportista nato, que considera que la longevidad es para el que la trabaja. Actividades como bici estática en la sauna, levantamiento de pesas y ejercicios aeróbicos encaminados a vigorizar las zonas lumbares, abdominales y cuello. Esto le permite aguantar horas sentado al volante a pesar de su hernia discal, la rodilla reconstruida, la dolencia crónica del hombro y sus casi 58 años. En resumen, Carlos Sainz es un ejemplo de deportividad, trabajo y talento para todas las generaciones y especialmente para los más jóvenes. Es además un líder que pasea el nombre y la bandera de España por el mundo y, en definitiva, el mejor candidato posible al próximo Premio Princesa de Asturias. Lo merece de sobra.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon