La irresponsabilidad mata

La irresponsabilidad mata

Los duros mensajes para evitar accidentes sirven más a la notoriedad del político de turno que para concienciar a los ciudadanos

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

20 de Agosto 2020 11:14

Comparte este artículo: 23 1

Está escrito y mil veces repetido, pero hay algo que falla en nosotros cuando según una encuesta realizada por la Fundación Línea Directa, quince millones de automovilistas admiten ser reincidentes en faltas graves o muy graves al volante. Un sombrío panorama de actitudes irresponsables que hace que nos preguntemos la utilidad de las campañas de prevención. Por ejemplo, cuando la Dirección General de Tráfico puso en marcha la suya, de cara al verano, para tratar de reducir los accidentes, muchos dudamos de su efectividad y de una puesta en escena que terminaba con la imagen del Palacio de Hielo de Madrid y los restos de 1.146 víctimas de la pandereta, bajo el eslogan 'Este país no puede soportar más muertes'. Es como si le estuviera haciendo la competencia a ese otro realizado por la Comunidad de Madrid sobre la Covid que acababa mostrando unos crematorios bajo el lema 'Hay cosas que dan más calor que las mascarillas'.

De ahí que podamos pensar, sin temor a equivocarnos, que este tipo de campañas siniestras sirven más para la notoriedad del político de turno que las presenta a los medios de comunicación que para concienciar y corregir a los ciudadanos. De hecho, según diferentes opiniones de expertos, entre los que se encuentra la de Timanfaya Hernández, del Colegio de Psicólogos de Madrid, son numerosos los estudios que vienen a demostrar que las imágenes impactantes impresionan al principio, pero tienen un efecto menor en el medio y largo plazo. Además, añaden estos especialistas, que cuanto mayor es el grado de irresponsabilidad del individuo, mucho antes se desvanece el mensaje.

Sirva como demostración la última memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTC), donde la mitad (45,5 %) de los automovilistas fallecidos había consumido alcohol o drogas. De la misma forma que según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, los principales focos de los brotes que se están registrando vienen de una vida social casi siempre regada con alcohol y donde el riesgo a lo personal y a lo ajeno carece de importancia; y, añade, "de poco o nada sirve que se obligue al uso de mascarillas si se hace caso omiso a la hora de beber o hablar en grupos sin guardar la distancia". Resumiendo, y según la opinión de la mayoría de los expertos en la materia, lo que mejor funciona son los mensajes cortos, claros y repetitivos como el de 'si bebes, no conduzcas', a los que podríamos añadir entre otros 'el exceso de velocidad mata', 'sueño o cansancio: accidente', 'la distracción mata' o la 'irresponsabilidad mata'. Claro que este, tal y como indicábamos al principio, depende del sentido cívico de cada uno.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon