Expertos de Onroad te ayudan a gestionar los nervios ante el examen de conducir
CONSEJOS

Expertos de Onroad te ayudan a gestionar los nervios ante el examen de conducir

Aprobar el examen del carnet de conducir no es tan difícil si has estudiado y practicado los elementos más complejos de la conducción: aparcar, el doble stop, maniobrar. Pero, ¿por qué tantas personas que saben conducir, que conocen la teoría, siguen suspendiendo? ¿Cómo solucionar este problema?

Onroad

28 de Septiembre 2021 09:50

Comparte este artículo: 0 0

Aprobar el carnet no es solo cuestión de estudio y práctica. También existe un factor clave, que para muchos supone la perdición: los nervios. Sabes que en un ceda el paso debes bajar a primera marcha, pero estás tan preocupado de que no se te cale el coche que se te olvida. Sabes cuáles son las medidas de referencia para aparcar, pero te confundes porque no dejas de pensar que no te dará tiempo a hacerlo en menos de dos minutos. Lo sabes, pero te equivocas. Estás nervioso, sudando, te tiemblan las manos. ¿Cómo vas a aprobar si estás hecho un flan?

Para ayudar a los alumnos de la autoescuela Onroad, el pasado miércoles 22 de septiembre, se realizó un directo en su perfil de Instagram con Noemí Manrique, psicóloga general sanitaria. Manrique, especializada en terapia cognitivo-conductual, dio unas cuantas claves para gestionar los nervios y la ansiedad del examen.

Comenzó hablando de que lo principal es saber que la ansiedad y los nervios no son en sí algo malo. Se trata de un elemento funcional: alerta al cerebro ante una situación de peligro, y le avisa para que se ponga en marcha y reaccione. Activa nuestro sistema y nos ayuda a responder de forma adecuada.

El problema está cuando esa ansiedad se prolonga, tensa los músculos, nubla el cerebro e impide que utilicemos bien nuestros recursos. El cerebro produce unos 20.000 pensamientos al día, la mayoría de ellos irracionales. De esos pensamientos, que tratan de anticipar lo que va a ocurrir, solo un 5% sucede en realidad.

"Mi amigo ha suspendido cinco veces, seguro que yo también suspendo", "No me voy a acordar de colocar bien los espejos", "Me voy a quedar en blanco". Hacerle caso a estos pensamientos genera un sistema de alarma más intenso que el funcional, más potente que el que necesitamos para hacer el examen. Nos bloquea, y nos impide usar de forma correcta nuestros recursos.

¿Qué hacer para enfrentarnos al examen práctico sin nervios?

Es importante no darle poder a los pensamientos intrusivos, negativos. No tienen el poder que les otorgamos. Hay que dejarlos ir al igual que han venido, no alimentarlos ni darles importancia. No entrar en el bucle.

Por otro lado, también es importante saber que, llegado a la antesala del examen, estás totalmente preparado para aprobar. Llevas un tiempo practicando, has adquirido las capacidades y habilidades necesarias para lograr el objetivo. Esto ayudará a enfrentar el examen con tranquilidad y seguridad en uno mismo.

Para los días de antes, es crucial no tomar cafeína y descansar bien. El café o los refrescos con cafeína sobre activan el sistema nervioso, y lo ponen en una mayor situación de alerta. Además, dormir bien hará que el cerebro no esté fatigado, y pueda poner a funcionar todos sus recursos. No conviene llegar tarde, sino levantarse con bastante antelación. De lo contrario, con las prisas se genera otra alerta más en el cerebro: "Tendría que haberme despertado antes", "No voy a llegar", "El profesor se va a enfadar conmigo"...

Manrique recomendó aplicar alguna técnica de relajación durante los días o incluso semanas previas. Una de ellas es la técnica de relajación muscular progresiva de Jakonson, en la que se van tensando y destensando todos los grupos musculares del cuerpo. Otra técnica que puede ayudar es la técnica de respiración diafragmática. Se pone una mano en el pecho y otra en el estómago; al inspirar, se mete el estómago lo máximo posible, y, al soltar el aire, se suelta también el estómago. Realizar estas respiraciones varias veces, de forma pausada y profunda, relaja los músculos y permite que se oxigenen mejor.

Finalmente, otra de las técnicas que se pueden emplear es la visualización. Consiste en imaginarse a uno mismo en el día del examen, hacer una representación mental del escenario. Imagina cómo subes al coche con tranquilidad, te pones cómodo, estás seguro de ti mismo, te enfrentas a los retos que aparecen y los consigues superar.

Resulta clave no tener miedo al fracaso. Cometer errores es lo más normal del mundo. No se puede controlar todo, solo lo que está en tu mano: dar lo mejor de ti, estudiar y practicar. Esto será lo que garantice tu éxito, y te permita conseguir tu objetivo.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon