Europa apuesta por un transporte limpio
REBAJA DE EMISIONES

Europa apuesta por un transporte limpio

La Unión Europea empuja a los fabricantes a rebajar las emisiones, que en 2030 deberán estar por debajo de los 67 g/km de CO2.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

19 de Diciembre 2017 10:45

Comparte este artículo: 13 0 0

Parece evidente que el importante reto europeo por un transporte cada vez menos contaminante, invita a una serie de reflexiones. Para empezar, la Comisión de Energía y Medio Ambiente, presidida por el español Miguel Arias Cañete, está dispuesta a convertirse en un ejemplo mundial en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. De hecho, Bruselas multará a los fabricantes de automóviles que en 2025 no hayan reducido un 15 por ciento las emisiones de CO2. Exactamente igual que lo hará con los que en 2030 no lo rebajen en un 30 por ciento en comparación con los niveles de 2021. Esto significa que los automóviles no podrán emitir más de 67 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, frente a los 95 establecidos para 2021 y los 114,4 que, por término medio, emitían los automóviles nuevos que se vendieron en España durante 2016.

La UE, por lo de una de cal y otra de arena, establecerá ayudas por valor de 1.000 millones de euros, que servirán como apoyo a una industria que se enfrenta a una reconversión larga y difícil. En este punto, hace al caso recordar, las declaraciones del que fuera consejero delegado del grupo Volkswagen en tiempo del "dieselgate", Martin Winterkorn. Según sus palabras, cada gramo de CO2 que la industria reduce, tenía un coste de 100 millones de euros.

En España, planes insuficientes

En relación con España, y como dato de interés, tenemos un parque de casi 35 millones de automóviles, de los cuales sólo 30.500 están considerados como vehículos cero. Ahora, llega el Plan Movalt, dotado escasamente con 20 millones de euros, para subvencionar la compra de automóviles impulsados por energías alternativas, como son los eléctricos puros, híbridos enchufables y tradicionales que se mueven con gas licuado de petróleo y gas natural comprimido... Y solo dura unas horas. Un plan no solo escaso, sino que también deja fuera de este esquema de ayudas a los vehículos que cumplen con el Euro VI. En resumen, que la Unión Europea, cuyas emisiones representan el 9,5 por ciento a nivel mundial, quiere estar a la cabeza de los vehículos limpios.

Mientras, China, como si no fuera con ellos, es la que más contamina el planeta, con el 28,5 por ciento y, además, se ha convertido en la más competitiva como fabricante de coches eléctricos, aunque en ese país la producción de electricidad genera más CO2 que en ningún otro lugar. Tampoco se queda atrás EE. UU, segundo en el ranking contaminante con un 14.5 por ciento y un Donald Trump que anunció en junio la salida de su país del Acuerdo de París, y ha anulado los planes de energías limpias que Barack Obama puso en marcha. Una necedad que contrasta con la mayoría de los fabricantes y su continua apuesta por vehículos movidos por tecnologías alternativas.

Artículos recomendados

Sigue Motor16