Escepticismo Tesla
SIGUEN LAS PERDIDAS

Escepticismo Tesla

De las 460.000 reservas del Model 3, a 1.000 dólares la señal, se han dado de baja más de 60.000, lo que resulta todo un síntoma.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

5 de Diciembre 2017 11:17

Comparte este artículo: 8 0 0

A los numerosos adeptos de la marca puede gustarles más o menos, pero la realidad es que Tesla sigue perdiendo imagen y dinero, y se enfrenta a un futuro de difícil vaticinio. La historia, como es sabido, comenzó hace 14 años de la mano del visionario y carismático Elon Musk -consejero delegado y máximo accionista-, y la presentación de sus revolucionarios modelos de lujo S y X, de 80.000 y 120.000 dólares respectivamente, que le permitirían con posterioridad introducir masivamente el más popular Model 3, de 35.000 dólares. Un objetivo cada vez más lejano para una compañía que no ha dado beneficios en ninguno de sus ejercicios.

De hecho, en los nueve primeros meses de este año ha presentado unas pérdidas de 1.286 millones de dólares -1.105 millones de euros-, lo que supone un 132 por ciento más que en 2016. Su talón de Aquiles está en su baja capacidad de fabricación, tanto en automóviles como en baterías. Eso, unido a la marcha de más de 30 ejecutivos clave y al despido de cientos de trabajadores en el último trimestre, supone que la producción no termina de despegar. De momento, lo de fabricar 500.000 coches en 2018 y cerca de 1.000.000 en 2020 forma parte de lo imposible. Especialmente si tenemos en cuenta que en lo que va de año ha comercializado en torno a las 80.000 unidades.

60.000 reservas del Model 3 anuladas

Además, la paciencia de los clientes se está agotando; y de las 460.000 reservas del Model 3, a 1.000 dólares la señal, ya se han dado de baja más de 60.000. De ahí que un mago del marketing como es Musk, y a la vista del posible batacazo bursátil, presentara recientemente en sociedad el camión eléctrico de gran tonelaje y la segunda generación de un Roadster para 2020 que alcanza los 400 kilómetros hora y tiene una autonomía de casi 1.000 kilómetros, según su creador. No se sabe el precio, pero los primeros mil clientes van a pagar la friolera de 250.000 dólares de señal, que sumados suponen 250 millones para seguir funcionando. Lo cierto es que Elon Musk, que quiere llevar a la Humanidad a Marte, va a tener que buscarse un socio si desea cumplir sus numerosos proyectos. Por cierto, sus competidores directos siguen avanzando con paso de gigante hacia el "electric made in China" que él pretende.

Artículos recomendados

Sigue Motor16