Cochecracia
LA SEXTA, CONTRA EL COCHE

Cochecracia

El programa de televisión de La Sexta trataba de colocar al coche como el gran causante de todos los males de la Humanidad... Pero la publicidad posterior era toda de marcas de automóvil.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

16 de Febrero 2017 12:26

Comparte este artículo: 14 0 0

Ustedes me perdonarán si el sentido de este editorial discurre entre la indignación y la ironía, pero hay informaciones dedicadas al automóvil que rezuman sectarismo de principio a fin. El reportaje que nos ocupa fue emitido recientemente por La Sexta y dirigido por Antonio García Ferreras y tenía como título "Cochecracia". De forma telegráfica ofreció datos como que en España hay 31.333.300 vehículos, que el sector representa el 10 por ciento del PIB, supone el 18 por ciento de las exportaciones y da trabajo directo a 200.000 personas. Esto y alguna pequeña intervención de Faconauto, fue todo lo que se ofreció de la que es la segunda industria en importancia del país, después del turismo.

El coche es el enemigo...

No hacía falta más, ya que no era ese el objetivo del programa. Especialmente bajo el eslogan "el coche es algo que se va a acabar", se trata de colocar al automóvil como el principal culpable de todos nuestros males. Desde cuestionar sus precios y el coste que representa para el resto de los ciudadanos, hasta acusarlo de ser el instrumento que propicia víctimas por accidentes y enfermedades que van desde el infarto, angina de pecho, ictus o cáncer, entre otras.

Por el mismo motivo y según la opinión de algunos de los participantes, los glaciares están en retroceso, aumenta el nivel del mar, las sequías son extremas, los árboles desaparecen, hay más inundaciones y 22 millones de refugiados climáticos son víctimas de tanta política favorable al automóvil. Por eso y como de lo que se trataba era de criminalizar al coche, nada se dijo sobre que el transporte en el que se incluyen, junto al automóvil, los aviones, camiones, autobuses, trenes y todo lo que se mueva, representa solo el 23 por ciento de los gases nocivos a la atmósfera. Tampoco se mencionó que la mayor parte de la contaminación, con un 42 por ciento, proviene de la generación de electricidad y calor.

...Pero la publicidad es de coches

De hecho, en el último año, eléctricas, cementeras e hidrocarburos, emitieron el 28 por ciento de los gases de efecto invernadero, registrados en nuestro país. En este dossier superficial, también se echaron en falta posibles soluciones que no significaran acabar con el automóvil. Como facilitar el achatarramiento de un parque obsoleto y contaminante, infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos e híbridos, enchufables, fomentar más el coche compartido, aparcamientos disuasorios o trasporte público gratuito, como en París, en días de restricción de tráfico. La contaminación atmosférica es una realidad que necesita medidas estructurales y no puntuales, de cara a la galería mediática. Por cierto, resulta poco ético que después de un reportaje en el que tanto se cuestiona el automóvil, aparezca un bloque de publicidad donde Nissan, Mazda, Land Rover y Peugeot animan al televidente a disfrutar en libertad de la vida, a bordo de su coche.

Artículos recomendados

Sigue Motor16