No funciona nada
CAOS EN MCLAREN

No funciona nada

Después de seis carreras, el desastre de la escudería McLaren no parece tener fin. En frío los pilotos piden paciencia, pero en caliente las chispas están a punto de saltar

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

17 de Junio 2015 11:22

Comparte este artículo: 12 0

Perdonen que me ponga un poco desagradable y caustico, pero cada vez soporto menos el mamoneo deportivo-benéfico de la escudería McLaren-Honda y su piloto estrella, Fernando Alonso. Es inadmisible que después de cuatro meses desde que el MP-40 pisara oficialmente el asfalto del Circuito de Jerez y, tras seis pruebas con sus jornadas de entrenamiento y clasificaciones, el coche siga pareciendo una calamidad. A día de hoy, a este monoplaza creado por dos gigantes del automovilismo mundial, le falta lo esencial para poder competir en la Fórmula 1. El motor carece de la potencia necesaria, el chasis no tiene nada de extraordinario, la fiabilidad es insuficiente y la aerodinámica está por evolucionar.

Las mejoras no llegan

Así siguen pasando días, semanas, meses y las prometidas mejoras que esta escudería, la segunda en importancia de la historia de la Fórmula 1, nunca terminan de llegar. Da la impresión de que junto a una pérdida de rumbo, surgen las improvisaciones en nuevas piezas y soluciones que den con la tecla.

De hecho, Alonso empieza a ser menos piloto de competición y más un técnico probador dedicado a localizar las diferentes goteras del coche. En el último Gran Premio celebrado en Canadá, él y su compañero Jenson Button estrenaron motores una vez más, pese a lo cual y cuando rodaban a la cola del pelotón, tuvieron que retirarse por problemas en los tubos de escape. De ahí que las contestaciones en caliente de Alonso puedan ser cada vez más frecuentes y desabridas.

El «no funciona nada» o «no quiero pilotar como un amateur» que el asturiano dedicó a sus ingenieros cuando le pidieron que ahorrase gasolina, tiene toda la pinta de ser el principio de una confrontación que ya veremos dónde para. Es verdad que en frío pide paciencia, a pesar de los argumentos vacíos de la escudería. Él mejor que nadie conoce las entretelas de este desafío supermillonario que tanto para los aficionados como para alguno de los socios empieza a tener un tufillo repelente.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon