Acelerón de la DGT contra las drogas
SEGURIDAD VIAL

Acelerón de la DGT contra las drogas

El consumo de alcohol y drogas preocupa mucho en la nueva normativa que prepara la DGT. El objetivo de la DGT es pasar de los 76.000 test de drogas al año, a los 750.000.

Ángel Carchenilla

Ángel Carchenilla

17 de Marzo 2017 13:29

Comparte este artículo: 17 0 0

Como alguno de ustedes saben, me preocupa y mucho, todo lo relacionado con la seguridad vial. Considero que factores como el desconocimiento de la máquina que se conduce, la falta en el cumplimiento de las normas y carecer de respeto hacia el prójimo, son la base de numerosos accidentes. A esto tenemos que añadir las distracciones, en muchos casos motivadas por el uso de aparatos como el móvil, el cansancio y el sueño, la velocidad inadecuada y especialmente, el aumento del consumo del alcohol y las drogas. Estas cuestiones son, sin lugar a dudas, las que principalmente influyen en la falta de concentración que los conductores tienen que mantener cuando están al volante.

De ahí que el nuevo director general de Tráfico, Gregorio Serrano, esté preocupado y quiera hacer reformas en un carné por puntos que tiene ya 10 años de vigencia. Su preocupación principal es fruto de un balance negativo de la siniestralidad en 2016, con 1.160 fallecidos y un cambio de tendencia a la baja, respecto a los últimos 13 años. Por eso, el plan de choque que está ultimando Tráfico, verá la luz en breve, en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados.

Drástico con los reincidentes por alcohol o drogas

Así, tanto en el caso de las sanciones, como en sus cuantías y la política de radares, los cambios "por razonables", serán mínimos. De hecho, en 2015 la partida de multas aportó 407,5 millones, un 6,1 por ciento más que el año anterior. Mucho más drástico y con razón se va a ser con los conductores que hayan perdido todos los puntos por conducción temeraria y por ser reincidentes por el consumo de alcohol y drogas. Según las nuevas normas, no podrán acceder a los cursos de recuperación de puntos que les permitan volver a la carretera, ya que tendrán que presentar un certificado médico que garantice que ya no tienen el hábito o que superen un curso de adicción, que demuestre que ya no están enfermos. En este punto es necesario recordar que en 2016 uno de cada tres controles de droga, dio positivo.

Por eso el objetivo de la DGT es pasar de los 76.000 test de drogas al año, a los 750.000. En la actualidad las pruebas realizadas se mandan posteriormente al laboratorio para iniciar el procedimiento sancionador, mientras que, con el nuevo sistema, todo se hará en el acto y aumentará de forma notable el número de pruebas. Es evidente que el aumento del consumo y las drogas es uno de los grandes problemas de nuestro tiempo, pero si a eso le sumamos la conducción, el drama está asegurado. La última memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencia Forense, revela que, en 2015, un 43,1 por ciento de los fallecidos analizados, dio positivo en alcohol, drogas y/o psicofármacos. Ahora solo queda esperar que estas medidas vayan acompañadas a una presencia mayor de agentes en las carreteras. Sirva como ejemplo el hecho de que sólo 126.000 de los 214.000 conductores que perdieron el carné, han hecho el curso para recuperar puntos. ¿Alguien puede creerse que, de los casi 100.000 restantes, ninguno ha vuelto a conducir?

Artículos recomendados

Sigue Motor16