Uso de cookies: Este sitio usa cookies propias y de terceros para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa en el mismo, consideramos que acepta su uso. Aquí obtendrá más información sobre las cookies

Motor16

Solo una vuelta que valió por toda una carrera
GP AUSTRIA F1 2017

Solo una vuelta que valió por toda una carrera

Igual que la semana pasada la carrera se convirtió en una locura, ésta se ha convertido en algo soso y anodino pese a que la distancia final entre los tres primeros fuese sólo de segundo y medio

Javier RubioJavier Rubio Twitter

09 Julio 2017 18:01

Toda una paradoja. Seis décimas entre Bottas y Vettel entre la primera y segunda posición. Segundo y medio entre el tercero y el cuarto, Ricciardo y Hamilton. Tres monoplazas diferentes en el podio. Sobre el papel, el Gran Premio de Austria la gran igualdad vivida hasta el momento en el presente campeonato. Sin embargo, fue una vuelta nada más, la última, la que valió por toda una carrera. Porque la austríaca fue una de las pruebas más anodinas de la temporada.

Todo lo contrario a la polémica cita de Baku, cuyo singular y movido desarrollo dejó en el aire la confirmación de la previsible progresión de Mercedes para lograr explotar de forma más homogénea todos los compuestos de Pirelli. Parece que podría ser así, pero la cita del Red Bull Ring confirma que tampoco Ferrari está perdiendo el tono, polémicas sobre uso de combustibles y aceites aparte. Afortunadamente.

Lograr la pole y llegar primero a la curva inicial otorga media carrera, como Valtteri Bottas volvió a demostrar. ¿Dónde estaba el intratable Hamilton de otras carreras imperiales? Luchando con dificultades para superar a Daniel Ricciardo, con unos neumáticos que sufrieron tanto con Bottas como con el británico. Y a pesar de que Mercedes sigue copando la primera posición de parrilla, Sebastian Vettel sigue aumentando su ventaja en el campeonato. Pero con el finlandés a solo quince puntos de su compañero de equipo, a punto de llegarse al ecuador del campeonato son tres aspirantes al título. Y dentro de poco tiempo empezaran a jugar un papel crucial las penalizaciones de unidades de potencia entre los principales protagonistas.

De momento, el lunes pasado Sebastian Vettel hubiera firmado el panorama tras la bandera a cuadros. No fue sancionado ni perdió puntos, su principal rival en el campeonato terminó cuarto, Bottas se mete en la pelea (a solo quince puntos de su compañero) mientras que Raikkonen ya será un claro escudero según sigue perdiendo terreno. Y el piloto alemán vuelve a incrementar su ventaja sobre Lewis Hamilton.

Una carrera sin chispa

Pero a la carrera le sobraron todas las vueltas menos la última. Que Pirelli ha sido extremadamente conservador con la dureza de los compuestos se puso en evidencia como nunca en Spielberg. Quizás en la segunda parte de la temporada pueda paliarse el problema, o habrá ya que esperar a 2018. Lo cierto es que no hay una gran variabilidad de rendimiento con los diferentes compuestos y, por tanto, menores variaciones estratégicas. Gracias, o por culpa de la sanción sufrida por Hamilton la carrera tuvo algo de chispa. Muy poca.

En cuanto a los pilotos españoles, su protagonismo e interés se centra más en su futuro que en el presente. Carlos Sainz está viviendo momentos cruciales y nada fáciles con varias ofertas en la mesa. Una de ellas, sólida, con Renault. Resultaba llamativo por ello que toda la cúpula de Red Bull saliera unánimemente en tromba, con Helmut Marko a la cabeza. Antes del gran premio, se confirmaba que Verstappen seguirá en Red Bull, Ricciardo afirma que al 99,99 por ciento. ¿Qué futuro le espera entonces a Sainz, ante las palabras tajantes de Marko, Horner y Tost? ¿Conseguirá negociar el español su salida de Red Bull, o se verá atrapado en la tela de araña de los intereses del fabricante de bebidas? Las próximas semanas serán claves. Tras el tiroteo público de Spielberg, llega el momento de los despachos. De momento, en el Red Bull Ring, Sainz contestó a los ataques de sus jefes hablando el sábado sobre el asfalto. El domingo poco pudo hacer.

En cuanto a Fernando Alonso, lo más destacado del fin de semana era esa seguridad con la que afirmaba que volverá a ganar con "el plan A, B, y C". Una seguridad que recuerda al pasado, cuando el piloto español se ha manifestado con similar contundencia y seguridad sobre su futuro. También en su caso se acelerará la evolución de los acontecimientos antes de la pausa veraniega, aunque Alonso haya dejado claro que no será hasta después de verano cuando se tomen decisiones. Mientras tanto, el nivel del McLaren que todos conocemos (motores de 2018 aparte) no permite aventurar que sea el destino del español en 2018. Solo hacía falta ver a Vandoorne en el Red Bull Ring en la que parecía una de las mejores opciones de la temporada para el equipo británico. Alonso ni siquiera pudo salir de la primera curva. Debe estar contando las carreras para que termine esta temporada.

te puede interesar

Comentarios

precios de coches y comparador